18/11/2021

Elecciones CABA: los debates en el gremio docente y el apoyo al FIT-U

Docente y legisladora porteña por el FIT-U y secretaria gremial de Ademys 

Antes de los comicios del domingo 14, al calor de la campaña electoral, ya se palpaba un creciente apoyo a las listas del FIT-U entre la docencia de CABA. La novedad de esta elección, que habrá que seguir con debates para procesar su evolución política, es el apoyo de los votantes del Frente de Todos, de delegados de escuelas e incluso referentes sindicales, que manifestaron su disconformidad en seguir votando las listas del oficialismo, que llevó en CABA como cabeza de lista a unos de los dirigentes del burocrático sindicato Sutecba, viejo conocido de los municipales por transar contra los trabajadores con el macrismo.

Al desencanto por el rumbo oficial del gobierno de Fernández, que va a agravar el ajuste actual de la mano del FMI, se le sumó un balance también de la actuación del propio FdT y el kirchnerismo en la Ciudad, cogobernando con el macrismo hace 14 años.

La educación, un campo de batalla

La docencia, las familias y los estudiantes fueron objeto de todo tipo de ataques durante estos meses de educación bajo la pandemia. El ajuste presupuestario permanente se hizo sentir con fuerza bajo el cuadro de excepción derivado del cierre de escuelas y la falta de recursos para acompañar pedagógicamente a las y los estudiantes, agravando la crisis preexistente.

En CABA, 35 docentes y auxiliares fallecieron producto de la exposición al Covid-19 antes de la vacunación y el gobierno de Larreta y la ministra Acuña descargaron una fuerte presión, persecución, contra la docencia, quienes tempranamente nos organizamos para defender la salud de la comunidad educativa, siendo conscientes de la falta de condiciones que había en las escuelas para enfrentar una situación pandémica.

Fue el gobierno del PRO quien con mayor demagogia llevó a fondo la orientación de explotar las contradicciones de los cierres de escuelas, con el claro objetivo de diferenciarse políticamente de Fernández y Trotta, con una línea reaccionaria contra la docencia.

Pero la actuación del Frente de Todos bajo la pandemia, con Trotta a la cabeza, fue aplicar un ajuste a la vez que abandonaba a las escuelas a su suerte, lo que también generó una crisis importante entre la docencia y los votantes del FdT que advirtió esa política y hasta criticó abiertamente a Fernández y Trotta.

El colmo fue la resolución de los jueces, aún en plena pandemia, para una presencialidad sin condiciones, a favor de Larreta, que habían sido votados por los legisladores del FdT en la legislatura.

El rol de los sindicatos

En todo el período reciente el rol de los sindicatos, que dicen ser opositores a Larreta, fue también clarificador para la docencia. La paritaria docente fue desconocida, se pagó en cuotas el aguinaldo -igual que el gobierno nacional- y no hubo actuación alguna de la dirección celeste de UTE y otros. Solo hubo movilización de los sindicatos independientes, como Ademys, AGD-UBA, porque con hambre y recorte de salarios no era posible mantener una cuarentena que era necesaria para cuidar la salud.

Durante todos los meses de cuarentena la docencia nos fuimos organizando vía virtual y hasta tuvimos que recurrir a acciones callejeras contra despidos docentes. Todo por fuera de los sindicatos dirigidos por el kirchnerismo, que decían que no se podía hacer nada salvo cuando los vimos salir a la calle para defender al gobierno, pero no a los trabajadores.

Recientemente la directiva de los sindicatos como UTE, UDA y Amet, firmaron un acuerdo con el gobierno contra el reclamo de la docencia por las titularizaciones, que implica la estabilidad laboral, que también ha generado un fuerte repudio en la base de esos sindicatos, que a la vez que no organizan a la docencia y frenan todo tipo de proceso de lucha. Cabe aclarar que el único proyecto presentado en la legislatura para dar una salida a esta situación es el del FIT-U.

El agravamiento de la crisis económica y social y el descontento con el gobierno de Fernández, defendido por las directivas de los sindicatos, hizo el resto del trabajo para inclinar las conclusiones políticas de un sector de la docencia.

La docencia en las listas del FIT-U

Todo el proceso reciente, donde la educación y la docencia fue objeto de ataques públicos y reformas laborales de hecho, encontró a la docencia combativa agrupada en un programa de denuncia al gobierno nacional y de la Ciudad de forma consecuente.

Tempranamente el FIT-U, y en particular la docencia que milita en los partidos del frente, se puso a la cabeza de la denuncia de la crisis educativa, exigió la distribución de computadoras y acceso a la conectividad, acompañó a los estudiantes de la juventud del Polo Obrero y otras organizaciones de los barrios más pobres a los ministerios de Educación, denunció el drama educativo de la creciente desescolarización, fue a los programa de TV a representar la voz de la docencia en lucha, formuló condiciones de exigencias al Estado para garantizar la educación y la salud de la comunidad educativa frente a las reaperturas de este año, como así también participó de la campaña por la expropiación de las vacunas del laboratorio Sigman, reclamo que fue muy bien visto por la docencia que siempre exigió la vacunación para todos los trabajadores.

Luego, con la vuelta a las escuelas, demostramos que el ajuste de Fernández y el FMI, que la oposición patronal de Larreta apoya, no es una salida a la crisis capitalista en curso.

Organizamos las charlas debates en las escuelas y enfrentamos a todos los candidatos señalando cada votación que el FdT le ha garantizado al macrismo en la legislatura, demostrando quién es la verdadera oposición en CABA. Incluso tomamos el desafío de enfrentar los discursos fascistoides de los Milei, para combatir sus argumentos en las escuelas, con iniciativas centrales del PO que fueron profusamente difundidas.

Los plenarios y reuniones abiertas organizadas por Tribuna Docente en el peor momento de la pandemia, y en esta nueva etapa, refuerzan esta caracterización política de un debate abierto entre la docencia de CABA: para defender la educación pública y sus trabajadores necesitamos organizarnos de forma independiente de todas las variantes patronales.

El apoyo a las listas del FIT-U es un paso en ese sentido, que iremos a consolidar en las próximas semanas, al calor de la lucha contra el ajuste y una nueva era del FMI, que va agravar todas las contradicciones económicas actuales. Ese es el desafío del Partido Obrero y de la docencia combativa al que te invitamos a sumarte.

En esta nota

También te puede interesar:

Fue el pasado viernes por una convocatoria efectuada por el FIT-U.
El agua hizo estragos en las casas y los barrios pobres de  CABA y el Conurbano Bonaerense.
Rechazamos la política de devaluación e inequidad educativas, el ajuste y la precarización laboral.
Los legisladores del PO-FITU, Gabriel Solano y Amanda Martín, se pronunciaron en contra de aprobar estos proyectos exprés en la Legislatura.