22/11/2021
BUENOS AIRES

Elecciones en la Asociación Judicial Bonaerense: votar a la Multicolor

Por Judiciales en Lucha van Mabel Morales (candidata a secretaria adjunta) y Pablo González (candidato a secretario de organización).

El 9 y 10 de diciembre próximos se realizarán las elecciones generales de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB), en un cuadro de enorme pérdida salarial, de aumento desmesurado de la jornada laboral por el incumplimiento total de la patronal de lo dispuesto en el convenio de teletrabajo, implementado a gusto de la Corte durante el 2020 y 2021 y bancado exclusivamente con dispositivos y conectividad de les trabajadores. No hubo ni un peso para afrontar esta pérdida, ante la impotencia de la conducción gremial. Se agrava el panorama, con compañeres que tuvieron que trabajar presencialmente sin ningún tipo de resguardo y con un sostenido crecimiento de la precarización laboral con tercerizaciones y pasantías truchas.

También se asiste a la elección con el mayor vaciamiento gremial que se conoce en años: inexistencia de asambleas en algunas departamentales y muy poca participación en las que se llevaron a cabo, lo que expresa a las claras el descreimiento en la representatividad gremial. Descreimiento fundado en la aceptación sistemática de las propuestas salariales a la baja de los distintos gobiernos provinciales y la ausencia total de elecciones de delegados por unidad laboral como lo establece el estatuto de la AJB. Naturalmente, los responsables de esta situación son tanto la Verde, como la lista Celeste y también la JUB.

Ni con la Verde (Corte), ni con el Frente Celeste-JUB (gobierno)

La dirección de la AJB, que en el último período estuvo integrada por la histórica lista Verde y la Agrupación Asociación -Lista Celeste-, se quebró por cuestiones ajenas a los y las judiciales. Años de entrega común de los salarios y las condiciones de trabajo, con el acompañamiento total de la JUB, han traído como resultado una enorme desafiliación de la AJB.

La Celeste, que supo canalizar en gran medida las grandes luchas del comienzo de la presente década, ha ido avanzando en una persistente integración al Estado y a la Corte. La ruptura con Verde, no constituye un cambió de dirección de la Celeste, sino una profundización de esta orientación, ya que, en lugar de ofrecerle a lxs judiciales una perspectiva independiente se han aliado con la JUB, que es lisa y llanamente una sucursal del PJ.

El antecedente inmediato del quiebre de la conducción de la AJB fue la elección de la Federación Judicial Argentina, donde un golpe palaciego de la Celeste, el JUB y distintos sindicatos provinciales arrebató la conducción de la FJA a la Verde luego de décadas, elección que terminó en el bochorno de denuncias cruzadas de fraude, violencia de género y todo tipo de acusaciones.

Esta ruptura dejó en soledad a la Verde, que ha salido a disimularlo con un frente con la Anaranjada de Mar del Plata, que también en los últimos años ha actuado desde la conducción de la Departamental Mar del Plata como un factor de contención de lxs judiciales integrándose a la Verde que garantizó paz social a la Corte y el gobierno provincial.

En este cuadro, mientras el Frente Celeste-JUB plantea colocar a la AJB directamente bajo la égida de Kicillof y el gobierno nacional (cuando estos vienen realizando un duro ajuste y se plantean un nuevo acuerdo con el FMI), la Verde buscará neutralizar el peligro que representa dicho frente integrándose más aún a la Suprema Corte en procura de su auxilio.

Para el judicial de a pie, el golpe palaciego en la FJA y la ruptura/acuerdo oportunista Celeste JUB no cambian nada: tanto Verdes como Celestes o JUBs forman una constelación común de firmadores seriales de paritarias a la baja. Para botón de prueba, salvo pocas provincias que están atadas salarialmente a Nación (como Santa Fe), tienen salarios por debajo de la línea de pobreza e incluso varias provincias (que tienen su sindicato provincial en la FJA) tienen salarios de indigencia.

El manotazo de ahogado de la actual conducción de la AJB de cara a las elecciones gremiales, pidiendo adelantamiento de las paritarias de diciembre, solo confirma la insuficiencia del incremento salarial y la pérdida innegable del salario ante una inflación que parece no tener techo. Esto fue denunciado en soledad por la Multicolor, que repudió el acuerdo salarial y alertó la debacle inflacionaria.

Vamos con la Multicolor

En este cuadro de total descomposición política de la vieja dirección, cuya consecuencia se aprecia en los recibos de sueldo y en las degradadas condiciones de trabajo, se presenta nuevamente la lista Multicolor que agrupa a la totalidad de las agrupaciones orientadas por los partidos del Frente de Izquierda Unidad y a les trabajadores judiciales independientes, cansados de discursos que hacen agua al momento de enfrentar al gobierno de turno y a la Corte.

La Agrupación Judiciales en Lucha, lista Bermellón AJB (CSC-PO), ha integrado candidatxs de distintas departamentales. Es por ese desarrollo provincial que nuestra compañera Mabel Morales, de Mar del Plata, ocupa la candidatura a secretaria adjunta y a congresal titular. Además de otros compañeros de Mar del Plata, forman parte de lista compañerxs de Quilmes, Lomas de Zamora y Bahía Blanca.

Tomamos esta elección como una oportunidad para ofrecer una perspectiva de salida a lxs judiciales, para canalizar la bronca por los salarios de hambre y para organizar a la Agrupación Judiciales en Lucha que se propone recuperar las Departamentales y el Sindicato sobre la base de organizar a todxs lxs judiciales en cada lugar de trabajo mediante la elección de cuerpos de delegadxs.

Para luchar por un salario mínimo equivalente a la canasta básica familiar (hoy $ 120 mil) y que la consigna “ni un judicial debajo de la línea de la pobreza” deje de ser un simple slogan; por la recuperación de la porcentualidad; por la inversión en infraestructura y condiciones de seguridad e higiene en las oficinas; por el pase a planta de todxs los precarizadxs y tercerizadxs, necesitamos recuperar la AJB para lxs judiciales.

Por todo esto, repudiamos el acuerdo y pago al FMI, entendiendo que el conjunto de lxs trabajadorxs, es la variable de ajuste, lo que significa mayor pérdida salarial y profundización de la precarización y peores condiciones de trabajo.

En estas elecciones votemos masivamente a la Multicolor, por una AJB de lucha, que sea independiente de la Corte y los distintos gobiernos y que funcione con la más amplia democracia sindical.

También te puede interesar:

El Presupuesto 2022 llega a la Legislatura.
El agua hizo estragos en las casas y los barrios pobres de  CABA y el Conurbano Bonaerense.
El Consejo Superior rechazó la venta de tierras de la universidad.
El proyecto ya tiene dictamen favorable en la Comisión de Minería e Industria de la Legislatura bonaerense.