14/05/2020

Elecciones en Río Cuarto: el PJ quiere prorrogar ilegalmente su mandato

Por motivos sanitarios las elecciones de Río Cuarto no se realizaron el pasado 29 de marzo. Tras la suspensión, desde el oficialismo se hizo correr la versión de postergar los comicios para el 27 de septiembre. Con lo cual, ya prefiguraban la prórroga de mandatos que no es contemplada por la carta orgánica, puesto que el 2 de julio vence el mandato de las actuales autoridades municipales. Ello configura una posición ilegal y autoritaria, que se expone más aun en el hecho de la salida de la cuarentena en la ciudad.


Sucede que Río IV, como la gran mayoría de las ciudades de Córdoba, fue declarada zona blanca. El Intendente fue uno de los mayores impulsores para el pasaje de zona roja a blanca de toda la región del gran Río Cuarto. En ese sentido, se van “normalizando” las actividades de diferentes rubros, principalmente las ligadas a la producción y al comercio por presión de la clase capitalista. El poder judicial volvería la semana que viene. La actividad principal de la zona, la agropecuaria, nunca se suspendió.


En ese marco, desde el oficialismo y el gobierno de Schiaretti se ha lanzado una campaña mediática con el objetivo de prorrogar el mandato. Sin embargo, la carta orgánica municipal es contundente al no conceder ningún tipo de prorroga: “Los miembros del Gobierno Municipal son elegidos directamente por el pueblo de la Ciudad. Duran cuatro (4) años en sus funciones y cesan el mismo día en que expira ese plazo”. La posición de establecer una prórroga de funciones choca de frente con la carta orgánica de la ciudad y la constitución provincial


También entra en contradicción con la posición del oficialismo tendiente a ir habilitando toda la economía ¿Si no habría peligro de contagio, por lo cual el pueblo trabajador vuelve a la actividad, por qué no hacer las elecciones?


Vale decir que en el debate, sobre la pertinencia o no de realizar las elecciones en Río Cuarto, el oficialismo ha tenido idas y vueltas. En marzo, en boca de su apoderado, el PJ manifestaba “no hacer pedidos de suspensión de las elecciones con la excusa de la salud pública”; en esta posición fue acompañado por el kirchnerismo residual de Pablo Carrizo. Ahora el PJ pretende autoprorrogarse el mandato ante una indefinición del resultado electoral como consecuencia del desgaste que ha generado la crisis en los últimos meses. Un verdadero manoseo del proceso electoral.


Una cuarentena con hambre y ajuste


El peso de la cuarentena ha recaído sobre las espaldas del pueblo trabajador. En las barriadas populares crece el hambre, sin que por ello se establezca un plan para paliar la situación. También creció la violencia contra las mujeres, se registran casi diez denuncias de violencia de género por día y tampoco hay medidas para detener la violencia intrafamiliar. Al conjunto de trabajadores municipales de planta se le negó el aumento del 5 % establecido en la paritaria; los trabajadores de la construcción también se encuentran en el lote de los más afectados.


El cuadro de crisis precedente a la pandemia fue agravado, y más aún cuando la prioridad para quienes gobiernan es defender los intereses de las patronales. En ese sentido, debe analizarse que la empresa de colectivos SAT no le paga los salarios a sus trabajadores; dejando al pueblo de Río IV a pie, sin que el ejecutivo municipal intervenga para garantizar el derecho al transporte.


Los trabajadores, las mujeres y juventud ¿qué salida tendrían con la prórroga del intendente Llamosas? A la luz de los hechos es claro que la pandemia también es excusa para proceder con una prórroga contra el pueblo trabajador, que es quien tiene que decidir. Restan 45 días para el último fin de semana como fecha límite para la realización de las elecciones. La Río IV que vive de su trabajo tiene que tomar nota que no puede ser expropiada en su soberanía y forjar las herramientas para no pagar la crisis sanitaria y económica en curso.


Se deben realizar las elecciones, con todas las medidas de higiene y prevención, con un rango horario mayor para emitir el voto y más mesas de votación y escrutinio en lugares más espaciosos. No se debe permitir la autoprórroga autoritaria de los mandatos.