03/10/1998 | 599

«En este gobierno los trabajadores ya no creemos más (…) Hay que armar un Partido de Trabajadores»

Habla José Castillo, minero y candidato a constituyente por el FUT

RM: José. ¿Qué experiencia te dejó esta huelga minera?


JC: La huelga minera nos ha dejado una enseñanza más clara que nunca, porque, a pesar de tener un gremio que nosotros pensábamos que nos iba a defender, se vio comprometido con el gobierno provincial. Kirchner llamó a los gremios y les dijo, bueno muchachos, levanten la huelga, sáquenme a estos negros de la casa de gobierno, que Uds. van a ser premiados (…) Armamos una carpa frente a la casa de gobierno y viene el gobierno, trae sus ‘boys’, y los tiran como perros a los compañeros que se habían decidido a hacer huelga de hambre, los arrastran, les tiran la carpa, les tiran todas sus pertenencias, cosas que hasta el día de hoy, muchas todavía no nos han devuelto. (…) El gobierno decía que nosotros éramos subversivos, que reclamábamos lo que no nos corresponde, o bien que era un reclamo que había que hacérselo al patrón. Pero el patrón está manejado por el gobierno provincial. Es una empresa que está concesionada, que el mismo gobierno le dio el aval. Es así también que los dos intendentes de la cuenca, se pusieron en contra nuestro, poniéndonos palos en la rueda. Entre todos se han unido: gremios, gobierno, gobiernos comunales de la cuenca y sectores de la empresa han boicoteado a los trabajadores.


RM: Vos sentiste que el gobierno ordenó a los municipios que se unieran junto a la empresa y a ATE contra los mineros.


JC: Tenemos que hacer hincapié en que los trabajadores nunca estamos solos, hemos tenido apoyo masivo, desde las mujeres que se han puesto al frente en la huelga y han convocado a toda la comunidad para que nos apoye, y desde ya el agradecimiento a todos los docentes de la cuenca, que nos ayudaron sin ninguna reivindicación para ellos. Han sido sancionados, les han descontado los salarios, perdieron el presentismo, arriba de 500 pesos, un grupo importante de docentes. El apoyo de ellos fue muy importante para nosotros. Sin ese apoyo no se habría logrado que la lucha fuera tan gananciosa para nosotros. Muchos comercios también ayudaron a los trabajadores que tuvimos este problema.


RM: ¿ATE puso algo?


JC: El gremio a nosotros ni siquiera nos dio para comprarnos un sandwich, nos tuvimos que organizar nosotros mismos, salir a la comunidad en Gallegos y en Turbio, a solicitar fondos, y con mucha voluntad la gente apoyó, por eso nosotros recaudamos muchísimo dinero y muchísima mercadería no perecedera (…)


RM: ¿Tuviste anteriormente militancia política?


JC: Yo me afilié al PJ al volver la democracia y lo hice por la idea de justicia social, que se pregonaba. Yo integré algunas listas locales durante ese lapso en la localidad de 28 de Noviembre. Fui tesorero de ese partido en la localidad, durante dos períodos. Con ese dinero que se recaudaba, de un porcentaje que se les saca a los cargos políticos, se logró hacer el Consejo local del PJ, propio de la entidad, se levantó desde los cimientos. No se dejó nada sin hacer, con todo el esfuerzo, como militante de un partido. Pero pensando yo en el futuro, para mí y para mis hijos, que ellos vean que si uno fue militante, que sepan que militó bien. Con honestidad todo, pero los mismos compañeros que me han afiliado, me han defraudado, me siento mal porque un afiliado de muchos años de militancia se siente desilusionado porque yo creía en un partido tan importante como es el justicialismo. Pasando los tiempos vi que esa «justicia social» se transformó en ‘injusticia social’. No hay justicia social en este país desde el justicialismo, ni mucho menos desde el radicalismo.


RM: ¿No creés que el justicialismo está en disgregación, que los compañeros ya no le creen?


JC: Yo me acuerdo que mi padre me decía que antes, desde el año ‘45 en adelante, cuando manejaba el país el peronismo, había realmente justicia social, se daban muchas cosas. Se trabajaba para la clase obrera. Este justicialismo de ahora, del menemismo, no hay ningún interés hacia los trabajadores, todo es un interés personal. Lo vemos claro porque el gobierno de Menem ha vendido completamente al país, nosotros no tenemos nada estatal, está todo privatizado, el país está endeudado, de tal forma que cualquier día vamos a tener que pedir permiso para entrar a la casa nuestra. Es así que en este gobierno los trabajadores ya no creemos más.


RM: ¿Vos creés que Duhalde con esto de que no cree en el ‘modelo’, es diferente?


JC: Duhalde viene de las mismas filas de Menem, tiene las mismas ideas y va a hacer exactamente lo mismo, porque toda esta política la hicieron juntos Menem y Duhalde, así que, para el que confíe en Duhalde, va a ser como confiar nuevamente en Menem. Como trabajador, no hay que confiar.


RM: Vos ahora rompiste con el peronismo y estás en la lista de constituyentes del FUT. ¿Cómo llegaste a esa actitud?


JC: Yo después de la huelga de abril, tuve la necesidad de renunciar al PJ porque vi que no me representaban, y pensaba no militar más en otro partido. Fue entonces que el FUT me convocó para que integre la lista de constituyentes. Acepté. No podemos dejar pasar más las cosas que están pasando, que todo se ha ido perdiendo y los trabajadores somos los últimos en enterarnos. Entonces yo, por mi agradecimiento al Frente de Unidad Trabajadora, voy a trabajar para el FUT y me voy a afiliar también. Mi compromiso es trabajar con todas las fuerzas que tengo para que esto salga adelante y el 27 de setiembre, que son las elecciones, poder llegar allí a representar a todos los trabajadores de la cuenca carbonífera.


RM: ¿Ves la posibilidad concreta de organizar un partido de trabajadores?


JC: Sí, ahora se puede armar un partido de los trabajadores, porque ya los trabajadores están viendo día a día que nuestros representantes no son confiables, ni del justicialismo, ni de la Alianza. Si hablamos de Alianza y justicialismo, es la misma cosa, porque ya los mismos renegados del justicialismo se pasaron a la Alianza, como para recomponerse un poco y ser los mismos candidatos.


RM: ¿Querés agregar algo más?


JC: Simplemente decirles a todos los trabajadores del país que tenemos que luchar, unirnos, trabajar para defender las fuentes de trabajo, para que no haya más chicos en la calle, para una escuela digna para nuestros hijos, no una educación al servicio de las necesidades del gobierno sino del pueblo. Entonces nosotros tenemos que hacer un partido grande, un trabajo de hormiga, por supuesto, despacio, pero llegar lejos, para representar bien a los trabajadores.