01/07/2020

En Lanús, Grindetti ajusta y el peronismo garantiza

La rendición de cuentas 2019 expone un ajustazo contra el pueblo trabajador del distrito.

Tras una fallida sesión por un corte de luz el viernes 26, el Concejo Deliberante de Lanús aprobó, el lunes 29, en una sesión virtual, la rendición de cuentas del ejercicio 2019 presentada por el Ejecutivo local, a cargo de Néstor Grindetti (Juntos por el Cambio). Que el oficialismo haya conseguido la aprobación de su balance es una muestra de la desintegración y del proceso de cooptación que atraviesa el Frente de Todos local: a pesar de que la oposición peronista luego de las elecciones del 2019 contaba con 13 concejales sobre un total de 24, Juntos por el Cambio logró imponerse en la votación. Esto fue posible por la ausencia de Sebastián Beroldo, concejal del Frente de Todos proveniente del massismo, y la desconexión, premeditada, por parte de Héctor Montero quien rompió con el FdT para confraternizar con Grindetti.


La rendición de cuentas del 2019 pone de manifiesto que en Lanús se ha procesado un fuerte ajuste contra las condiciones de vida de los trabajadores y vecinos del distrito. En primer lugar, muestra un exceso de ingresos de 4.288 millones de pesos por sobre lo presupuestado, basado en giros del gobierno nacional y en una mayor recaudación (impuestazos). Este excedente estuvo por fuera del conocimiento público y del control por parte del Concejo Deliberante, quedando al arbitrio del Ejecutivo. A pesar de estos mayores ingresos, las partidas destinadas a gastos sociales fueron subejecutadas, destacándose la destinada a los comedores escolares en donde se gastaron 150 millones de pesos en lugar de los 200 presupuestados; en construcción de viviendas, sobre 622 millones presupuestados se gastaron solo 387 (eltermómetro 24/6). Los recortes se repiten en otras áreas como la protección a mujeres víctimas de violencia de género o a políticas públicas destinadas al cuidado de la primera infancia. Mientras, los salarios municipales aumentaron en 2019 solo un 30%, muy por debajo del 50% de inflación anual. Se trata, en definitiva, de un ajustazo contra las más elementales necesidades populares en un distrito atravesado por problemas de urbanización, salud y educación dramáticos. La actual precariedad con la que los barrios carenciados y el sistema de salud deben hacer frente a la pandemia de Covid-19 es una de las consecuencias de esta política.


Los trabajadores y vecinos deben tomar nota de que a pesar de que el bloque de concejales votado como opositor cuenta con mayoría en el Concejo, Grindetti logró hacer pasar esta rendición de cuentas. El Frente de Todos se constituyó como un bloque sin diferencias de principios con Juntos por el Cambio, comprometido con el pago de la deuda externa y con una política que hace pagar a los trabajadores la actual crisis económica y sanitaria por lo que la cooptación de concejales es un fenómeno más que esperable. El crecimiento desmesurado de la pobreza en el último periodo, mientras el gobierno nacional de Alberto Fernández recorta las jubilaciones y destina el grueso del gasto a subsidiar empresas y pagar deuda externa, es una muestra más que clara de esa connivencia.


Es necesario, en Lanús y en todo el país, poner en pie una organización propia de los trabajadores contra estos bloques políticos ajustadores.





 

También te puede interesar:

El gobernador Axel Kicillof habla de “reubicaciones” pero no hay nada en concreto.
En el marco del juicio por crímenes de lesa humanidad que se desarrolla en Bahía Blanca.
El compañero Quispe del MTR-VL murió a metros del hospital sin ser asistido.
En la reunión paritaria, sus ministros justificaron el ajuste.