07/04/2021
centroizquierda

En Rosario tarifazos para todos y exenciones para Ciudad Futura

Los privilegios de integrar el régimen de poder.

El Concejo Deliberante de Rosario aprobó la semana pasada la exención de deuda de TGI (Tasa General de Inmuebles) a distintos espacios sociales, de turismo y culturales de la ciudad. Una polémica saltó a la luz cuando en la lista de beneficiarios se advirtió la exención de deuda al Distrito 7, sede cultural y política del partido rosarino Ciudad Futura.

Es irrisorio pensar que Ciudad Futura no puede pagar las 6 boletas de $4.500 que dice adeudar “en virtud de encontrarnos impedidos de desarrollar nuestras actividades desde el inicio de la pandemia”. Con un interbloque de cuatro concejales y un largo recorrido de integración estatal, que pegó un salto bajo el gobierno de Omar Perotti que integran como parte de la gestión de Desarrollo Social, es evidente que estamos frente a los privilegios que otorga el poder y para nada al hecho de “que estas instituciones no han recibido por parte del gobierno nacional ayudas específicas”.

Está claro que el impedimento afectó a miles de pequeños comercios que no recibieron ninguna asistencia del Estado y quebraron sin pena ni gloria, muchos de los cuales eran bares o espacios típicos de Rosario. Ni hablar de las viviendas familiares únicas que están agobiadas bajo del peso de todo tipo de deudas en medio de la crisis. Pero lo peor no es esto.

Ciudad Futura viene de votar el Presupuesto 2021 de Rosario, que aumentó la TGI un 53%. Este es un impuesto que grava las viviendas familiares de toda la población trabajadora rosarina y no así de las grandes patronales, que están beneficiadas con todo tipo de exenciones bajo la figura de “estímulos a la producción” (como Ciudad Futura…). El presupuesto de los tarifazos incluye al boleto del transporte público de pasajeros, que aumentó un 45%, para subirse a un servicio completamente vaciado por el recorte de líneas.

Lo que debe llamar la atención, entonces, es que luego de votar un Presupuesto de ajuste y tarifazos junto a la UCR, el PS, el PJ y el PRO, Ciudad Futura pida ser eximida del pago de esos impuestos que apoyó continúen confiscando al conjunto de la población.

No es la primera vez. Junto con la mencionada “Emergencia en transporte”, Ciudad Futura mostró ser parte de la “vieja política” cuando aportó sus votos a la designación de Adrián Giacchino, CEO de Vicentin, como director del Banco Municipal, en medio de la crisis en torno al default ese pulpo sojero el año pasado.

Seguramente esta exención impositiva tenga que ver con el hecho de que Ciudad Futura está siendo beneficiada con contratos para organizar festivales con el sello de la Municipalidad de Rosario y el gobierno se ahorra algunos pesos al rebajar la carga impositiva.

Este no es más que otro episodio en la integración de la centroizquierda a los partidos de gobierno. Nuevas caras, vieja política.

También te puede interesar:

Integrada por la UJS e independientes. Un colegio emblemático de la ciudad.
En medio del crecimiento de la pobreza en toda la provincia, los gobiernos no dan respuestas a los reclamos.
En el marco de una imponente movilización nacional por trabajo y alimentos.
La culpa no es de la lluvia sino de los gobiernos.