01/10/2021

Escalada de violencia en Santa Fe: “la militarización no resuelve el narcotráfico”

Carla Deiana, candidata a diputada nacional del FIT-U, estuvo reunida con vecinos de Barrio Loyola.

En medio de la escalada de violencia que se vive en Santa Fe, el Partido Obrero realizó una reunión con vecinas y vecinos de Barrio Loyola Norte junto a Carla Deiana, primera candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda Unidad por la provincia.

La actividad se desarrolló en las cercanías del barrio La Ranita, sacudido por las balaceras hace una semana, al igual que Rosario, donde este jueves 30 de septiembre se produjo un nuevo homicidio en Nuevo Alberdi.

Frente a la enorme preocupación de las familias trabajadoras ante el agravamiento de la situación, Deiana denunció: “La violencia ligada al narcotráfico tiene como protagonista a la policía, inficionada por este delito que le reporta beneficios enormes a través de las ‘cajas negras’, que también enriquecen a funcionarios judiciales y políticos”.

Sobre el envío de Gendarmería a Rosario, reflexionó: “Los anuncios del gobernador Perotti y de Aníbal Fernández parten de esta realidad putrefacta, pero en lugar de alterarla la refuerza. Las fuerzas federales están atravesadas por las mismas denuncias, lo demuestra el descontrol en las fronteras y las vías navegables. La militarización no va a resolver el narcotráfico, porque las fuerzas que deberían reprimir el delito son las que lo organizan. Planteamos la apertura de los libros de las comisarías a la fiscalización de los vecinos y que una comisión investigadora independiente vaya a fondo en desentrañar la complicidad estatal con el gran delito, porque el Ministerio Público de la Acusación es parte del problema, como lo vimos con el fiscal general de Rosario”.

Por último, expresó las propuestas del PO y el Frente de Izquierda: “Los barrios son zonas liberadas para el narcotráfico, porque los gobiernos hace décadas le dan la a espalda las necesidades de urbanización y entrega de títulos de propiedad, favoreciendo el copamiento del territorio por los narcos. Pero también son zonas liberadas los bancos, las financieras e inmobiliarias, los casinos, donde se blanquea el dinero negro del narcotráfico. Los canales para el lavado son múltiples, porque inyecta fondos a un capitalismo en crisis, incluyendo los puertos privatizados que favorecen el contrabando de todo tipo y el tráfico de drogas. La inseguridad nace del corazón capitalista del Estado y desmantelar las redes del crimen organizado debemos partir de afectar sus palancas económicas: abolir el secreto bancario y comercial, nacionalizar la banca, los puertos y el comercio exterior. Las actuales son políticas de reforzamiento represivo que solo sirven para amedrentar a la población más pobre y mantenerla regimentada, o directamente para reprimir la protesta social, pero no servirán para terminar con la violencia narco”.

En esta nota