30/10/2008 | 1061

Existe una salida

La impotencia de los Kirchner es irrevocable

El miércoles se fueron del país mil millones de dólares.

A este ‘ritmo’, el país entrará en cesación de pagos, en una mega-devaluación y en la hiperinflación.

Los Kirchner son manifiestamente incapaces de enfrentar este ‘golpe de mercado’.

No es por torpeza que permiten que las AFJP continúen operando contra el peso en el mercado de cambios.

Los Kirchner representan los intereses de los capitalistas, no de los trabajadores.
Para evitar el derrumbe es necesario nacionalizar los bancos, desconocer la deuda externa y establecer el control de cambios.

Las burocracias de la CGT y de la CTA miran el derrumbe inminente sin mover un dedo.

Aceptan los despidos y las suspensiones en el marco del llamado ‘recurso preventivo de crisis’.

Fingen desconocer que el ‘golpe de mercado’ apunta a que el gobierno se acomode a un rescate del FMI o a que dejen paso a un gobierno bancado por el FMI.

Hay que quebrar todo esto.

El camino lo muestran los obreros de General Motors de Rosario, que le demostraron al mayor gigante mundial cuántos pares son tres botines.

Declararon la huelga general y la ocupación de fábrica ante el anuncio de 435 despidos.
Los compañeros fueron reincorporados.

Los mercantiles de Easy también frenaron 500 despidos con huelgas y cortes de ruta.

El sindicato bancario ha resuelto un paro general ante la ola de aprietes y despidos disfrazados de «retiros voluntarios».

Los maestros autoconvocados salteños le ocuparon la plaza a la Infantería de Urtubey en el marco de una huelga de una semana.

Los docentes de Santa Cruz vuelven al paro por el 30% de aumento y, junto a todos los estatales, se autoconvocaron para defender a los médicos solidarios con la rebelión del año pasado, detenidos por el poder K.

Hay una salida.

Movilicémonos por la intervención inmediata a las AFJP, la nacionalización de los bancos, el monopolio estatal del comercio exterior, el control de cambios, la prohibición de suspensiones y despidos, el 82% móvil y el control de la Anses por trabajadores activos y jubilados.

Que la CGT y la CTA rompan su acuerdo suicida con los Kirchner y llamen a una huelga general contra el ‘golpe de mercado’, es decir, por la expropiación de los golpistas.

También te puede interesar:

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, adelantó a las patronales que no prevén renovar ambas medidas.
“Pedimos la expropiación del geriátrico El Ángel para preservar 60 puestos de trabajo”, afirmó Cintia Frencia. 
El rescate de la deuda, una política responsable de la quiebra del Estado.