05/04/2001 | 701

«Expectativas», las pelotas

Las dos primeras semanas de gobierno de Cavallo han dejado en claro que el hombre no tiene ningún gato escondido para hacer frente a la cesación de pagos, y mucho menos a la depresión industrial y a la desocupación masiva.


Por eso ya se está hablando de una nueva crisis de gobierno, que esta vez tendría como pretexto una nueva ley de ministerios. Cavallo quiere concentrar en sus manos la «seguridad social», para ordeñar de allí la plata que necesita para cubrir el déficit fiscal que él mismo creó bajo el menemismo. Las víctimas del saqueo serán los jubilados y la salud pública, principalmente, además de los despidos masivos que entrañarán las privatizaciones que se prevén.


Es necesaria una lucha de conjunto y una salida de conjunto.


En lugar de «expectativas», que son más infundadas que nunca, en el «salvador» del pellejo de los bancos acreedores, necesitamos un Congreso de Trabajadores, para que los delegados y piqueteros libremente electos, decidan la línea de acción de los explotados.


La burocracia sindical, en cambio, hace con los trabajadores lo que Cavallo le ha hecho a la ciudadanía: se arroga una cesión de poderes.


Una salida de conjunto significa partir de que este gobierno está acabado, no ya como posibilidad de cambio, lo cual nunca fue; sino como mero gestor de la crisis. Se ha convertido en una marioneta impotente, que se ha entregado a un aventurero político-financiero.


Por eso la consigna es: fuera De la Rúa-Cavallo, que el gobierno pase a una Asamblea Constituyente. Así podremos imponer la nacionalización bajo control obrero de la banca y detener el saqueo financiero; recuperar las jubilaciones mediante la reestatización de las AFJPs y el restablecimiento de los aportes patronales; llevar el salario mínimo a 600 pesos por ocho horas de trabajo y poner un seguro al desocupado de 500 pesos; repartir las horas de trabajo; establecer un plan económico integral discutido en congresos y asambleas obreras; poner fin al saqueo de la deuda externa.

También te puede interesar:

“Megaelecciones” en el país trasandino.
78% para el "Apruebo" y la elección por el voto del 100% de los constituyentes
Cientos de miles ganan las calles en su primer aniversario.
El comienzo de la crisis terminal de la centroizquierda argentina. Escribe Néstor Pitrola.