16/11/2021
Elecciones 2021

Formosa: el fracaso del Frente Amplio y la necesidad de una oposición independiente al régimen de Insfrán

Los resultados electorales en la provincia de Formosa dejaron un 57% de votos para el oficialismo contra un 40% para el Frente Amplio. Queda en claro el fracaso de la oposición reciclada en el FA, un rejunte de radicales, peronistas y macristas que venían envalentonados por los resultados de la Paso pero se mostró incapaz de ofrecer una salida al pueblo trabajador que sufre la falta de empleo, los salarios más bajos del país, la falta de vivienda y un sinfín de carencias y atropellos por parte del gobierno de Gildo Insfrán.

Frente a esto la oposición ni siquiera abre la boca. Es que no cuenta con un programa alternativo al que lleva adelante Insfrán para sacar a los trabajadores de la miseria, y por eso se limita a criticar al gildismo por las formas pero no por su contenido. Pero sucede que tampoco en los modos son tan diferentes: mientras critican a Insfrán por represivo, los sublemas y la reelección indefinida se abrazan con la defensora del “gatillo fácil” y la represión Patricia Bullrich. Incluso utilizan la Ley de Lemas y van siempre por las reelecciones de los propios.

Por su lado, el gobierno recuperó votos en base al despliegue de los sublemas (más de 50) y de un enorme aparato clientelar con funcionarios y ministros a la cabeza, y con todos los recursos del Estado a disposición. Pese a ello sufrió una derrota por dos puntos en la capital, lo que le permite a la oposición disimular un poco su nuevo fracaso. Fueron los intendentes del interior quienes salvaron al insfranismo. Con estos resultados Insfrán mantiene el quórum propio en la Legislatura, lo cual es quizás el mayor fracaso de la oposición macrista que recibió respaldo financiero y político de los Larreta, Bullrich y Negri entre otros.

Las elecciones tuvieron lugar en un año de choques y crisis del gobierno, que tuvo que salir a enfrentar a un sector de la población de trabajadores y jóvenes que mostró en la calle una enorme disposición a enfrentar al régimen de Insfrán. Ahora esta energía debe ser canalizada para la lucha de una salida real para el pueblo laborioso; y esta es la tarea que viene sosteniendo el Partido Obrero por la independencia política de los trabajadores y la juventud.

Nos valimos, en esta oportunidad, de la pelea electoral para reestructurar nuestro trabajo político y crecer en militancia, a pesar de haber obtenido un resultado electoralmente marginal. Pudimos reabrir nuestro local partidario y organizarnos en las barriadas con el Polo Obrero, que tuvo un gran desempeño en nuestra campaña recorriendo los barrios. También estamos rearmando una juventud militante y reabriendo el interior provincial.

Nuestros resultados estuvieron en parte empañados por una jornada marcada de inconvenientes por la intensa lluvia y por los 80 sublemas, pero haber ido con boleta corta y sin espacios televisivos ni radiales, debido a la demora del juzgado nacional para revisar adhesiones y afiliaciones y permitirnos de esa manera volver a obtener la legalidad partidaria. Sobre todo nos afectó una enorme polarización entre los candidatos del ajuste, es decir entre Frente de Todos y el Frente Amplio.

Ahora nos queda por delante la organización del sector de la población que rompe con el gobierno, para enfrentar al régimen de Insfrán con más fuerza y abrir una salida a la crisis en defensa de todos los derechos del pueblo trabajador, como lo estamos haciendo en gran parte del país con el Frente de Izquierda a la cabeza porque esta crisis, lejos de cerrarse, se profundizará de la mano del FMI y sus gobiernos.