29/06/2006 | 951

Gualeyguaychú: “Las pararemos nosotros”

La asamblea ambiental, contra el fraude de La Haya

“Si La Haya no para las papeleras, las pararemos nosotros”. Así intervino en la última reunión abierta de la asamblea de Gualeguaychú “uno de sus (miembros) más moderados” (Clarín, 15/6). Fue ovacionado.


 


El señalamiento no deja dudas. “Todo indica que la demanda argentina tiene pocas chances de prosperar y lo único positivo que puede surgir de La Haya es la reapertura de alguna forma de diálogo” (Clarín, 14/6). En eso están, precisamente, Kirchner y Tabaré. Mientras tanto, Botnia acaba de anunciar la contratación de dos mil nuevos trabajadores “para entrar de lleno en la construcción de la planta electromecánica, el corazón de la fábrica” (La Nación, 19/6). Por su parte, el canciller uruguayo, Gargano, calificó de “un horror” las versiones de que Ence podría trasladar la planta hacia otra localización. El gobierno frenteamplista descuenta el fracaso kirchnerista en La Haya.


 


La entrega de la Asamblea


 


Kirchner ya ha condenado cualquier acción de lucha que vuelva a emprender el pueblo entrerriano. Los representantes argentinos ensayaron una defensa de los cortes del pasado, como “la única forma que tuvieron los vecinos para presentar el peligro que los amenazaba” (Ambito Financiero, 16/6). “Sin embargo, sostuvieron, una vez concretada la presentación en La Haya, jurídicamente los cortes dejarían de tener validez” (ídem). La misma fuente revela que “parte de las presentaciones hablaban de la aceptación de la Argentina de la suspensión de las acciones de fuerza, una vez que el caso esté en consideración de la Corte”. El funcionario de la Cancillería argentina a cargo de “asuntos ambientales”, Estrada Oyuela, subrayó esta posición, al advertir que “uno se somete a un tribunal para acatar la decisión que tome” (ídem). A menos de dos meses de haber levantado la bandera “ambiental” frente a los puentes de Gualeguaychú, el kirchnerismo acaba de arriarla ante los tribunales del imperialismo.


 


El pueblo de Entre Ríos se prepara para retomar el destino de esta lucha en sus propias manos.

En esta nota