29/12/2020
SIGUE LA LUCHA

Huelga Aceitera: en momentos decisivos, se mantiene firme el paro

La CSC llevó su solidaridad al conflicto que ya lleva 21 días de continuidad.

La Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero realizó una recorrida por los piquetes de las principales aceiteras del Gran Rosario, en la previa a la nueva audiencia de este martes 29.

El lunes 28, una representación de la mesa nacional de la Coordinadora Sindical Clasista (CSC) integrada por Ileana Celotto, secretaria general de AGD-UBA (Docentes Universitarios), Eduardo “Chiquito” Belliboni, dirigente nacional del Polo Obrero y Miguel Díaz, delegado fabril de Siderca Campana, junto a los compañeros de la CSC de Santa Fe, Gabriela Meglio y Lucho Cáceres (miembros de la CD de Amsafe Rosario), Melisa Molina del Polo Obrero de Santa Fe y una importante representación de delegadas del Polo Obrero, recorrió los piquetes de las principales aceiteras del Gran Rosario acercando la solidaridad a una importantísima huelga que ya lleva 21 días de continuidad.

Los gremios aceiteros vienen de recibir, en la última audiencia del 21 de diciembre, una oferta que no responde a su reclamo de equiparar desde enero el salario inicial a la canasta familiar, hoy valuada en $93.000. Las Cámaras patronales del sector, además de incumplir con una serie de acuerdos paritarios, ofrecen un aumento fraccionado en cuotas, que llegaría al 25% de aumento recién en julio del año que viene.

En el caso del Soea (aceiteros de San Lorenzo) está en juego también el reclamo por el bono “Pandemia” y el pago y actualización del bono de fin de año.

La Ciara (Cámara de la Industria Aceitera) está presionando por una nueva devaluación del peso y más concesiones en materia de exenciones impositivas, luego de que el Poder Ejecutivo nacional otorgara una rebaja de las retenciones a la exportación de granos, con un diferencial a favor de los procesados.

El gobierno nacional, que no ha terciado a favor de los trabajadores aceiteros, está atado a la liquidación de divisas para el pago de la deuda externa y los condicionantes que impone el FMI para cerrar el acuerdo en torno a la deuda. Es por eso que el reclamo de los obreros aceiteros debe apoyarse en sus propias fuerzas y las del conjunto de la clase obrera, que ve en esta gran huelga un puntal del debate central que está planteado en torno al valor de la fuerza de trabajo, cuando el 80% de las y los trabajadores de nuestro país tienen salarios por debajo de la canasta familiar.

Desde la delegación de la CSC, que realizó un recorrido que pasó por las plantas aceiteras de General Lagos, Villa Gobernador Gálvez, San Lorenzo y Timbúes, en diálogo con los compañeros, se señaló que la huelga aceitera reviste una importancia fundamental para el conjunto del movimiento obrero, no solo por las intenciones de fondo de estas patronales, sino porque sus conquistas salariales no dejan de ser una referencia para muchos otros gremios más allá de sus propias patronales.

El método que ha adoptado esta huelga, con la utilización de la asamblea y el piquete, forma parte del bagaje de lucha del movimiento obrero, que tiene planteadas luchas muy importantes en la próxima etapa, en defensa del salario, las condiciones de trabajo y contra el inminente saqueo a las jubilaciones, que oficialismo y oposición se aprestan a votar en espejo con la ley de aborto, en una maniobra pérfida.

Entre los trabajadores aceiteros crece la claridad respecto a la necesidad de un paro general que aúne el conjunto de reclamos, que solamente en Santa Fe involucra a aceiteros, choferes, metalúrgicos y metalmecánicos, empleados de call centers, maestros, estatales, trabajadores de la salud y jubilados, entre otros.

La Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero, se aboca con todo a esta tarea, planteando la necesidad de instancias de deliberación colectiva, como plenarios de delegados con mandato de base y congresos obreros para que los trabajadores elaboren un plan de lucha y tomen en sus manos las tareas que no llevan adelante las centrales sindicales, que están entregadas a la política de ajuste del gobierno. La victoria de la huelga aceitera sería un aporte importante en ese sentido. ¡Viva el paro de los aceiteros!

   

También te puede interesar:

Por las amenazas a estudiantes de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).
Una campaña extraordinaria en el Polo Obrero y en decenas de barrios de la provincia
Por la implementación del cupo laboral trans sin restricciones ni precarización laboral.
Luego de 7 meses de lucha el aceitero Lucas Suárez es reinstalado en su puesto de trabajo.