09/09/2004 | 867

Ibarra contra los sin techo

Aníbal Ibarra acaba de ve­tar el artículo de la “Ley de Emergencia Habitacional” que suspendía los desalo­jos en los inmuebles pertenecien­tes a la Ciudad, que no fueran los “pertenecientes a entes autárquicos o descentralizados”… como la Corporación del Sur.


¿“Reubicaciones” o desalojos?


En su veto, Ibarra hace gala de su infinita hipocresía. Dice que si se suspenden los desalojos en predios del Estado porteño, és­te no podría llevar adelante “pla­nes para relocalizar a las familias en otros sitios adecuados, evitan­do el hacinamiento en el que hoy conviven”. Los únicos “traslados” que conoce Ibarra son a los hote­les infectos y la calle. Eliminado este artículo, la ley se transforma en una autorización para usar el dinero público para los desalojos violentos.


El resto, un fraude


La Ley de Emergencia Habita­cional, promovida y sancionada en un acuerdo de los diputados de Au­todeterminación y Libertad, Macri y la izquierda, pretendía destinar una parte del superávit fiscal de este año para las “operatorias exis­tentes”, como la autogestión habi­tacional -ley 341-, el programa de “reurbanización” (léase erradica­ción) de la traza de la ex AU3, y los planes de “urbanización” de villas. Pero para qué emplear estos re­cursos si los ya presupuestados se encuentran manifiestamente subejecutados… En 2003, sólo se usó el 36% de lo presupuestado, el res­to fue usado para otros fines. Sin ningún control.


Ni Ibarra ni Macri quieren destinar un metro cuadrado de la ciudad al techo de sus trabajado­res. Los “autores de la emergen­cia” proponen que los fondos (que de todos modos no se van a usar para la crisis habitacional) sean monitoreados por una “Comisión de Seguimiento y Control” macri- ibarrista. Pero no prevé la for­mación de un fondo de tierras pa­ra poder aplicar esos fondos a la construcción. No establece medi­da alguna respecto de la Corpo­ración del Sur, que retiene más de dos mil propiedades. La ley no dice una palabra de impulsar la inversión pública en viviendas. Para los autores de la “emergen­cia”, el Banco Ciudad no tiene otro rol que el de tasador.


El proyecto prevé, en cambio, “subsidiar la demanda” de vivien­das con el “superávit corriente”, es decir, con el dinero que se ha sus­traído a docentes, enfermeros y municipales en los últimos dos años, que tienen congelados los sa­larios. Convierte a esos fondos “ex­traordinarios” en operatorias “de mercado” que elevan el valor in­mobiliario. Al fin y al cabo, la pa­tria contratista también anda en “emergencia”… Como lo demues­tra la sanción del Código Contra- vencional, Ibarra y Macri están en “tiempo de consenso”.


Por una salida obrera y socialista


La bancarrota habitacional sigue como a una sombra a la bancarrota capitalista. El gobier­no pretende reconstruir un “mer­cado de viviendas”, o sea un alto beneficio inmobiliario. Los pla­nes de “créditos subsidiados” naufragan cuando sus beneficia­rios cobran un plan de empleo y el capital inmobiliario ha “redolarizado” los precios. Esta espe­culación ha acelerado exponen­cialmente los remates y desalojos en los últimos meses.


La catástrofe habitacional exige la disolución de la Corpo­ración del Sur y el pase de sus tie­rras a un fondo bajo control de las organizaciones de los sin techo; destinar a vivienda social el 40% de los fondos prestables del Ban­co Ciudad, bajo control de estas mismas organizaciones; la urba­nización de las villas y asenta­mientos afincando a sus habitan­tes; impuestos progresivos y confiscatorios a la vivienda ociosa. Con este programa, tenemos que preparar una gran movilización común de todo el movimiento de lucha por el techo, para impedir que los Ibarra y los Macri lleven nuestra lucha a un callejón sin salida.  

También te puede interesar:

Las intervenciones de Amanda Martín, Gabriel Solano y Tati Fernández, del FIT-U, entre más de 2.500 inscriptos.
La legislatura porteña votará dos proyectos para legitimar convenios urbanísticos perjudiciales para la ciudad.
La acelerada urbanización implica una fuerte presión sobre los recursos naturales circundantes.
La capital alemana enfrenta una crisis habitacional motivada por la especulación inmobiliaria.
Los montos irían de $100 mil a $240 mil a mujeres que viven en villas miseria.