13/03/2003 | 792

Ibarra-Duhalde-Kirchner, en asociación ilícita

El acuerdo político entre Duhalde, Kirchner e Ibarra viene «aceitado» por el más fabuloso negociado que se haya consumado respecto de las tierras públicas en la ciudad. Se trata del convenio suscripto entre los gobiernos nacional y porteño de «cesión de tierras a la Corporación Puerto Madero, para la urbanización de una importante franja costera con un alto valor inmobiliario que va desde Retiro – hacia el norte – hasta la isla Demarchi (La Boca) en el sur» (Clarín, 8/2). Aunque fuentes de la Corporación señalan que ésta engrosaría su patrimonio de 170 a 250 hectáreas, organizaciones defensoras de los espacios públicos denuncian que la cesión llegaría a 1.000 hectáreas. Entre ellas, se encuentran varias áreas del puerto, plazas ferroviarias, terrenos ribereños y al menos una parte de la Villa 31.


Además de favorecer a los monopolios exportadores, los devaluacionistas están empeñados en relanzar una fabulosa especulación inmobiliaria en la ciudad, fundada en la brutal reducción del valor del suelo urbano expresado en dólares. Pero la privatización de las tierras públicas cuando éstas alcanzan su más bajo valor histórico entraña una verdadera malversación: la unión de Ibarra y Duhalde es, sin duda, una asociación ilícita.


El convenio Duhalde-Ibarra abrirá nuevos «horizontes de negocios» a la Corporación Puerto Madero, empresa donde el Gobierno de la Ciudad tiene una importante participación accionaria, pero cuya caja se mueve por afuera del Presupuesto porteño. Lo mismo ocurre con la Corporación del Sur y con Ausa (Autopistas Urbanas). Se ha reforzado, de este modo, una «caja» que opera sin control alguno por parte de la Legislatura o de los órganos de auditoría del Estado porteño, y cuyo movimiento está sujeto al arbitrio de una clique de funcionarios (y de los intereses inmobiliarios que éstos representan). Pero en el vaciamiento del patrimonio público para crear una caja paralela, Ibarra tiene de quién aprender: con el mismo método, Kirchner ha mandado las regalías petroleras percibidas por su provincia al exterior, en una cuenta cuyo manejo sólo conoce el propio Kirchner.


En materia de enajenación del patrimonio público y vaciamiento estatal, el «espacio progresista» de Ibarra y Kirchner nada tiene que envidiarle a los Macri o Menem.

También te puede interesar:

Reclaman su restitución para la construcción de un centro de salud y un jardín de infantes.
El miércoles 11 de agosto nos movilizamos a las puertas de la Municipalidad.
Contra desalojos y por todos los reclamos. Participaron el Polo Obrero, vecinos de las toma La costa, La familia, 1 de septiembre, Huerta Belén y Toma Argentina y familias organizadas en asambleas por loteos.
A los trabajadores que ocupan tierras, palos y represión; a los empresarios y funcionarios y usurpadores se los premia.
Está planificada la construcción de megatorres como parte del proyecto “Distrito Joven”.