13/07/2020

Incluir Salud: el abandono de la salud mental

Tal como ha ocurrido en variadas oportunidades desde que se lanzó el programa “Incluir Salud” (exProfe), hace tres meses que el Ministerio de Salud de la Nación suspendió la cobertura de medicamentos y otras prestaciones. Además de ser un gravísimo ataque a la salud de pacientes en situación de gran vulnerabilidad, está el agravante que esto está aconteciendo en medio de la pandemia por Covid-19 y sus “beneficiarios” no encuentran ningún tipo de respuesta de las autoridades, pasando a depender de la solidaridad de los trabajadores de salud.

Incluir Salud es un programa federal destinado a brindar cobertura médica a personas que son beneficiarias de pensiones graciables, asistenciales y que fueron otorgadas por leyes especiales, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación. El 75 % del padrón de beneficiarios está compuesto por personas que reciben pensiones por discapacidad (física y/o psíquica), el 25% restante corresponde a madres con 7 o más hijos y adultos mayores de 70 años en situación de pobreza. Dicho programa, debe garantizar la entrega de medicamentos contemplados en el PMO (Plan médico obligatorio), pañales, insumos (prótesis, ortesis, etc.), radioterapias, internaciones domiciliarias, soporte nutricional, oxigenoterapia, entre otras prestaciones. Las pensiones percibidas por este sector no superan el mísero monto de 10.000 pesos, que ni siquiera califica como “subsidio” a la pobreza, lo que hace imposible que puedan costear los tratamientos precisados en forma privada.

En el área de discapacidad psíquica, nos enfrentamos a un problema aun más trágico, pues se trata de pacientes con padecimientos psíquicos crónicos y graves que requieren de un tratamiento psicofarmacológico específico para su cuadro psicopatológico y que no debe ser interrumpido sin indicación médica. Al no contar con la cobertura de la medicación (antipsicóticos, estabilizantes del ánimo, antidepresivos, etc.) y debido a que los mismos presentan costos elevadísimos, los pacientes no tienen alternativa más que abandonar forzosamente los tratamientos poniendo en riesgo su estabilidad psíquica, lo que representa en algunos casos el riesgo de graves desenlaces y una nueva internación psiquiátrica, con todo lo que esto implica para los pacientes y familiares. Esta situación pone de manifiesto el fracaso de la “aclamada” Ley de Salud Mental impulsada en el gobierno de Cristina, que nunca llegó a implementarse por no tener una real asignación presupuestaria acorde a los objetivos previstos.

En Mar del Plata, la sede de atención de Incluir Salud (las oficinas de la Región sanitaria VIII) durante toda la cuarentena permaneció cerrada con un letrero informativo que indicaba que el servicio de farmacia estaba cortado. En la página web oficial del programa, figura un número de whatsapp al que los pacientes deben dirigir sus consultas; el mismo solo responde que ante esta grave situación se dirijan a los servicios públicos, en el caso de nuestra ciudad al Higa (Hospital Interzonal General de Agudos) y al servicio social de la Municipalidad, que como es de público conocimiento están desabastecidos, sujetos a la pandemia, sin recursos y no pueden dar respuesta a esta gravísima problemática. En definitiva, cual juego de “ping pong”, la pelota va de un lugar a otro y en el medio los pacientes con sus cuadros clínicos agravados, sin ninguna solución.

Desesperados, por tal situación de incumplimiento del Estado y vulneración del derecho a la salud, pacientes, familiares y trabajadores de la salud mental impulsaron una campaña de fotos para visibilizar en redes sociales y lograr una respuesta efectiva.

Según trascendió, el motivo de la suspensión de la cobertura de medicación es la deuda que tiene el programa con las farmacias, que ascendería a más de 300 millones de pesos.

Es indispensable el planteamiento de nuevas estrategias para reorganizar la salud mental, el cual debe ser contextualizado en el escenario histórico social que atravesamos, lo que implica un replanteo profundo de todo el Sistema de Salud, que se encuentra desfalleciendo ante tan terrible crisis, dejando a los pacientes a la deriva y mostrando el abandono del Estado.

Hacemos responsable al ministro Ginés González García por la integridad física y mental de los pacientes.

Planteamos la centralización de todo el sistema de salud argentino, público, de universidades nacionales, de obras sociales y privado.

 

También te puede interesar:

Por primera vez en casi 5 meses, referentes del campo de la salud mental y las ciencias sociales integraron la reunión del Comité de Expertos con Alberto Fernández.
Fue elaborado junto a los trabajadores del sanatorio.
Facundo está desaparecido hace 107 días. Fue la Bonaerense.
Se trata de cientos de familias que protagonizan una ocupación de tierras en el distrito.
Es necesario profundizar la lucha y la organización por todos los reclamos