09/10/2017

Inscripción online, falta de vacantes y vaciamiento educativo en la Ciudad

El gobierno porteño debe abrir los registros de inscripción y solicitud de vacantes.


Con una postergación de una semana por la que el gobierno porteño no dio explicaciones, este lunes comenzó la inscripción online para las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires.


 


El asunto tiene su historia: la implementación de esta modalidad –harto dificultosa– de inscripción a distancia, en 2013, puso de relieve la falta de vacantes como consecuencia de que no se construyen nuevas escuelas y jardines y del vaciamiento de conjunto de la educación pública. El año pasado quedaron 12.000 niños/as y jóvenes sin vacantes.


 


En el mes de abril, los legisladores del Frente de Izquierda Marcelo Ramal (PO) y Laura Marrone (IS) presentaron un pedido de informe en relación a la falta de vacantes y los problemas generales de la inscripción online. Si bien el Ejecutivo y el Ministerio de Educación tenía un plazo de 30 días hábiles para responder, vencidos los plazos y en una nueva edición de la Inscripción Online, todavía no hay respuestas.


 


Reclamos pendientes


 


Los problemas de diverso orden que comporta esta nueva modalidad de inscripción visibilizar un reclamo histórico de familias y docentes: la necesidad irresuelta de escuelas infantiles ha sido denunciada durante décadas por familias que han tenido que pagar sistemáticamente guarderías y jardines privados, justamente por la imposibilidad de obtener una vacante en las escuelas maternales e infantiles públicas.


 


Ahora, el carácter de la modalidad de inscripción virtual está orientado a la regimentación de la matrícula y a la distribución arbitraria de vacantes. Al día de la fecha, el GCBA no ha publicado números oficiales relativos a la demanda de vacantes, ni del número de estudiantes inscriptos en listas de espera.


 


Desde el bloque legislativo del Frente de Izquierda y los Trabajadores venimos desarrollando una intensa campaña por la solución inmediata de la falta de vacantes y por la construcción de escuelas y jardines, mientras acompañamos a las familias en distintas instancias de reclamos. En este sentido presentamos proyectos de construcción de escuelas, expropiaciones de edificios ociosos con el objetivo de acondicionarlos para transformarlos en escuelas, y un proyecto de declaración de la emergencia de la infraestructura escolar.


 


Contra el vaciamiento


 


El derrotero tortuoso que implica inscribir a niños/as y jóvenes en las escuelas públicas de la Ciudad se inscribe en el cuadro de ajuste y ataques generales a la educación pública, a través de reformas antieducativas que apuntan a profundizar el negocio de la educación privada, a precarizar las titulaciones de los estudiantes, a reducir el alcance de los títulos docentes al ataque al Estatuto Docente y a las condiciones laborales y educativas. La ministra de Educación porteña Soledad Acuña, con su “Secundaria del Futuro” resistida por estudiantes y docentes, se encuentra a la vanguardia de este proceso privatizador.


 


Integramos a la lucha contra el vaciamiento educativo el reclamo por un plan de obras de construcción de escuelas con control de comisiones de padres, madres, docentes y organizaciones gremiales. El gobierno porteño debe abrir los registros de inscripción y solicitud de vacantes.


 


Ningún pibe sin vacante.

También te puede interesar:

Rechacemos la farsa, vamos por la democratización de la universidad y presupuesto para lo que se viene.
Tres estudiantes fueron hospitalizados por intoxicación.
Hacen falta asambleas en los lugares de estudio para discutir un plan de lucha por la infraestructura escolar.
Tras consolidarse un ajuste de al menos un 20% en 2021, el próximo año traerá un aumento del 26,5% con una inflación prevista del 33%.
El sistema “mixto” que sigue vigente encubre el ajuste 2021 y el proyectado para 2022.
Vamos por el doble horario de cursada, aumento de la planta docente, Cátedras paralelas, reapertura de Sanitaria B.