27/12/2000 | 693

IU no es piquetera

La irrupción de los piqueteros en la escena política nacional ha sacado a luz la inmensa hostilidad de IU a los movimientos de lucha que pueden producir una modificación real de la conciencia política hacia la independencia obrera y provocar, por lo tanto, un salto en la organización revolucionaria de una vanguardia.

 

El PC viene librando una lucha política cada día más frontal contra los piqueteros. «Frente al lenguaje de protesta del movimiento obrero, que se inscribía en una tradición que incluía a los partidos y al Estado, se erige el lenguaje del corte o del estallido que no exhibe un futuro claro y aún no avizora una nueva identidad», plantea Propuesta (16/11). Con todas las incógnitas que puedan plantearse sobre la evolución política final de la generación piquetera que hoy conmueve el país, ésta ha dado pasos revolucionarios que superan esa «tradición» del sindicalismo que reivindica el PC, incluida su colaboración en el Estado. Los piqueteros han realizado los mayores esfuerzos de toda la década para arrancar sus reivindicaciones e incluso han llegado a plantear un programa de reorganización social. Esta línea tuvo su expresión en el ‘96, en el levantamiento de Cutral Có («En Cutral Có hubo una revolución», se señaló en PO, aludiendo al planteo programático de industrializar la zona, tomando las regalías de YPF privada), y en los cortes y puebladas del Norte de Salta. Rotundamente, el «lenguaje» del corte, «avizora» una identidad de clase, esto por el carácter de los reclamos y por la evolución política de los piqueteros, en neto contraste con la política de integrarlos a los Consejos de Emergencia, integrados por las Apymes de IU y las intendencias.

 

El PC denuncia «la ausencia de toda referencia política de los manifestantes (lo que) favorece la localización de la protesta y dificulta la articulación entre los distintos focos» (ídem). ¡Pero han sido los piqueteros «carentes de toda referencia política» que arrancaron con su acción la última huelga general y los que reclaman desde Salta un congreso nacional de trabajadores! ¿Qué significa la «ausencia de toda referencia política»? El movimiento piquetero es el más politizado de los movimientos populares de las últimas décadas, pues en todos sus sectores actúan tendencias, corrientes y partidos de la izquierda. El Partido Obrero está presente con sus cuadros en todo el movimiento, a lo largo y ancho del país. Lo que le molesta al PC es que evolucione en dirección contraria al electoralismo de I.U. y su programa de «democracia con política social».

 

El PC denuncia las «debilidades del movimiento», consignando «el aislamiento por falta de una política que trascienda en su práctica el corte de ruta en sí mismo, las falsas divisiones entre los luchadores y su descoordinación a nivel provincial y nacional» (Propuesta, 23/11). El PC condena la «práctica» piquetera en lugar de condenarse a sí mismo por ofrecerle como alternativa, un movimientismo sin principios, un esquema de cooperativa electoral y un programa democratizante, o sea, dentro del sistema (eso significa estar sólo contra el «modelo» menemista o liberal y no contra el capitalismo).

 

El PC esgrime un lenguaje casi de amenaza sobre las corrientes que apoyan la rebelión obrera expresada en los piquetes: «es perentorio que algunas organizaciones políticas y sociales de izquierda dejen de tomar las puebladas como campo de maniobra priorizando sus intereses particulares». Atacan violentamente la acción directa, en el afán de someterla a los acuerdos «multisectoriales»: «el luchismo sin fin, al margen de las condiciones concretas de protagonismo de diversos sectores populares debilita la imagen y el reconocimiento alcanzado en el pueblo» (ídem). El PC acusa a la Argentina piquetera de «debilitar» la lucha de las masas.

 

Palabras y hechos

 

El PC votó con la CTA de Salta contra el paro general en el momento mas álgido de la represión contra el pueblo de Tartagal, en la reunión de la Multisectorial realizada en la capital. IU, con la voz y el voto del Mst en este caso, se opuso al corte de ruta en La Matanza argumentando que era una lucha de aparatos, «asistencial» y al servicio de burócratas como Luis D’ Elía, conceptos casi textuales de la posición levantada por la representante del Mst en la Comisión Directiva del Suteba Matanza, obviamente derrotada. La posición fue homogénea con la del PC, que denunció el pliego del corte por «reclamar lo que el sistema, por propia iniciativa, implementa como parches para sustituir a las verdaderas fuentes de trabajo y la vivienda digna; es decir, disponer de más planes Trabajar y más asistencia alimentaria», lo que se plantea en un artículo que tiene un sugestivo título: «De la Deuda no se habla» (Propuesta, 9/11).

 

IU se hizo presente en el corte de La Matanza al quinto día de haberse producido, y la misma conducta se ha expresado en otros cortes.

 

«La izquierda que se une» advierte que los miles de piqueteros que fueron protagonistas indiscutidos de la última huelga general, no van en su misma dirección política, no se orientan a sacrificar sus reclamos en función de una alternativa «contra el modelo» o de una alternativa «de carácter democrático y popular», «izquierda centro» o «como la que, en el continente, encarna el Frente Amplio Uruguayo» (todas citas de Propuesta).

 

También te puede interesar:

Pronunciamientos en las legislaturas y participación en las concentraciones de solidaridad.
Una declaración pide que los Derechos Especiales de Giro se usen para salud, pero el gobierno acaba de cancelar 300 millones de dólares en intereses al organismo financiero.
Organizado por el Polo Obrero y el Partido Obrero.
Gran movilización de la militancia del Partido Obrero, la CSC, la UJS, el PdT y el Polo Obrero.