24/08/1993 | 399

Jorge Altamira: “Superar a la izquierda democratizante”

1. ¿Cómo ve la situación del país y las próximas elecciones?


En su aspecto más general, la situación política se caracteriza por la volatilidad, es decir por la tendencia a pasar de una aparente pasividad de las masas al estallido de luchas grandes y profundas, de una aparente confianza del gobierno en sí  mismo a abiertas manifestaciones de crisis y descontrol. Quiero hacer notar que, debido al enorme endeudamiento interno y externo, el gobierno ha perdido el control del “plan económico” , el cuál está virtualmente en manos de los especuladores internacionales. Las elecciones se presentan como una disputa entre el PJ y la UCR en torno a cómo salir del “plan Cavallo”, sin comprometer las entregas realizadas al gran capital y las conquistas arrebatadas a los trabajadores, algo que les resultará muy dificil. Los “carapintadas” y los “amigos de Solanas”  pretenden disputar a la franja más desesperada de los trabajadores para mantenerla dentro del sistema actual y para servir a los apetitos, respectivamente, de los aparatos represivos y de los arribistas “bienpensantes”.


 


2. ¿Qué significado tiene para Ud. el FIT?


El FIT, lamentablemente, llega con ocho años de demora, esto con relación a la alianza con el Partido Obrero que el Mas rompió, en 1985, y con un retraso de dos años con relación a la UTI, que fue sacrificada a una política de arreglos burocráticos con el PC y el centroizquierda. Ahora, el FIT debe demostrar una gran capacidad para movilizarnos juntos. A partir de la experiencia, el FIT debería superar su condición electoral. Debemos esforzarnos por demostrar a los trabajadores que el FIT viene a poner fin a la atomización política de la vanguardia en lucha y, por otro lado, a superar definitivamente la existencia de una izquierda puramente democratizante. Hay que proclamar bien alto la descomposición del capitalismo a escala mundial y la vigencia histórica de la revolución socialista.


 


3. ¿Qué mensaje haría a los trabajadores?


Que la situación de las masas va a empeorar y que los trabajadores serán las víctimas principales del inminente derrumbe del “plan Cavallo”. Que hay que votar contra todos los defensores del régimen capitalista. El problema del país y de la sociedad no es el “costo laboral” sino el “costo capitalista”, es decir, la explotación (superbeneficios), la corruptela, la deuda pública, la especulación, el monopolio industrial y comercial y agrario, y la burocracia del Estado, civil y militar. Que sí es posible un salario y jubilación mínimos de 1.200 pesos, igual al costo de la canasta familiar. El único obstáculo son los gobiernos capitalistas y el Estado capitalista.

También te puede interesar: