14/07/2011 | 1185

«Juntos, venimos bien»

Los intereses capitalistas que mueven la elección en la Ciudad

En muy pocas horas, los diarios dejaron ver cuáles son los intereses sociales que se han movilizado en la lucha por la sucesión política de la Ciudad. La victoria de Macri movió el avispero al interior de la burguesía contratista, que espera ahora un «shock» de inversiones. En la etapa anterior, una de las pocas obras públicas realizadas, el aliviador del arroyo Maldonado, benefició a la contratista italiana Ghella, cuyo socio local -IECSA- pertenece a Angelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri. Otros grupos, como Roggio, Dycasa y Emepa, comparten negocios con los gobiernos de la Ciudad y nacional. Al lote se sumaría el pulpo Techint si le adjudican la ampliación de seis estaciones de la Línea H. En cambio, la patria contratista local recela de los lazos de Macri con capitales chinos, que se presentan como candidatos a la eventual construcción de la línea G de subtes. Filmus ha retrucado a estos proyectos con la propuesta de construir la futura autopista ribereña.

Los rivales del balotaje coinciden en el medio para financiar este festival de obras. Según el macrismo, es necesario recurrir al crédito internacional para hacer obras «sin subir más impuestos ni aumentar más el gasto» (Cronista, 11/7). El endeudamiento obligará a prever, en el presupuesto ordinario, los recursos necesarios para pagar los intereses y devolver el capital. En el pasado reciente, la gestión PRO ya tomó créditos por 500 millones de dólares. Ello, junto a la creación de la Policía Metropolitana «con fondos propios», provocó la subejecución sistemática de las partidas sociales. La nueva gestión de la Ciudad, y el festival de endeudamiento que auguran tanto Macri como Filmus, hace prever nuevos recortes sobre estas partidas.

Funcionales a los intereses capitalistas, ni uno ni el otro plantean la unificación presupuestaria de las Corporaciones del Sur y Puerto Madero y el Banco Ciudad y Ausa: aquí hay recursos suficientes para planificar la urbanización de Buenos Aires sin endeudamiento internacional, por un lado, y para ejecutar obras por parte del propio Estado.

También te puede interesar:

Se votó en la legislatura porteña, tras 14 años de congelamiento.
El gobierno porteño es responsable de esta crisis edilicia.
De cara a las elecciones legislativas exigimos el compromiso de su aprobación en la Legislatura porteña.
Las intervenciones de Amanda Martín, Gabriel Solano y Tati Fernández, del FIT-U, entre más de 2.500 inscriptos.