05/02/2020

Kicillof reperfila el pago a docentes, y le cumple a los bonistas

En un comunicado de hoy 5 de febrero el gobierno provincial alega que porque “la situación financiera de la Provincia es sumamente compleja”, no podrá pagar retroactivo del aumento correspondiente al mes de diciembre de un acuerdo de cláusula gatillo firmado con el gobierno de Vidal. El aumento representa unos 2.950 pesos para un maestro de grado con diez años de antigüedad. Las fuentes del gobierno dicen que en marzo liquidarían las sumas adeudadas con los docentes (Infobae 5/2).


El día de ayer el gobernador Kicillof anunció que va a pagar el vencimiento completo del bono BP21 a los acreedores luego de que fracasara la negociación que inició diciendo que no contaba con los fondos para hacer los pagos. Ayer dijo que la provincia pagaría los 250 millones de dólares del vencimiento, más los 27 millones de intereses, con fondos de su recaudación de este año. La arrugada frente a los acreedores internacionales, un pedido expreso de Alberto Fernández que navega su propia negociación difícil con el pago del Bono Dual, donde actúan muchos de los mismos fondos. Ahora, el recule de Kicillof es presentado como un hecho de fuerza mayor que impide pagar el aumento acordado con los docentes bajo el gobierno anterior.


Ya cuando la ley impositiva fue limitada por la oposición en la legislatura, la vicegobernadora Verónica Magario declaró que esta baja en la recaudación “se sentiría en la salud y la educación”. Es claro que el capital financiero es el único privilegiado con estos gobiernos, digan lo que digan los discursos.


Mientras la intransigencia de los fondos de inversión ha llevado a la provincia a descartar cualquier pago parcial, los ingresos de los docentes ya terriblemente desvalorizados, se considera que pueden esperar. Esta ha sido la política sistemática del gobernador albertista de Chubut, Mariano Arcioni, que ha demorado sistemáticamente los pagos de los docentes y estatales de la provincia para privilegiar los pagos a los acreedores. Este avance sobre los ingresos ha dado lugar a una rebelión profunda de los trabajadores de la provincia, a lo largo del año pasado.


Kicillof sigue agotando el recurso de la “herencia recibida”, aunque cada emisión de deuda de Vidal contó con el concurso de los bloques que hoy conforman el Frente de Todos en la legislatura provincial. El reconocimiento de toda la deuda usurera lleva a un brutal ajuste y choque con la población, aunque este camino tampoco asegure que se evite el default.


Hasta el momento no se conoce reclamo alguno de las direcciones docentes del Frente de Unidad, profundamente incorporadas al esquema del Frente de Todos. Los trabajadores debemos plantear un programa independiente. Ningún incumplimiento en los pagos salariales. Paritarias libres y salario mínimo igual a la canasta familiar, indexada a la inflación. Paritarios electos por asamblea.



 

También te puede interesar: