08/03/2007 | 982

Kirchner-Chávez: «Yo te contengo, tu me contienes»


A cambio de la compra de una nueva emisión de bonos por parte de Venezuela, Kirchner aceptó decir en el Orinoco que él “no contenía” a Chávez. Es lo que, según los diarios, había prometido hacer a los enviados de Bush, con la asistencia de Lula.


 


Este cruce de frases, típico de la demagogia nacionalista de todos los tiempos, oculta más de lo que esclarece. En primer lugar porque no reconoce que con la compra de casi cuatro mil millones de dólares de la deuda argentina, Chávez ‘contiene’ a Kirchner, en lugar de lo contrario. No es poca cosa, porque refinanciando la deuda argentina, Chávez sostiene un sistema económico que hace las delicias de los pulpos exportadores y de los bancos —yanqui incluidos. Hay que añadir, además, que este refinanciamiento es un ilustre negociado, porque permite a los bancos extranjeros en Venezuela comprar la deuda en el mercado oficial y venderla en el negro (Nueva York). Es una ‘contención’ de lujo.


 


Pero Kirchner no deja de tener lo suyo. Para ingresar al Mercosur, Chávez ha debido suscribir la llamada “cláusula democrática”, que compromete a los respectivos gobiernos a no sacar los pies del plato del sistema ‘occidental’ y ‘cristiano’. Chávez se ha juramentado de este modo a defender el Estado burgués de acuerdo a las normas impuestas por las burguesías de Brasil y Argentina, países dominados por el capital imperialista. Kirchner goza de una ‘contención’ económica, que le permite sobrevivir políticamente, y Chávez de una ‘contención’ política que le permite tener una Bolsa que ha batido el récord mundial de valorización, por encima de la de comentada Shangai.


 


Para hacer frente a la gran inquietud que tienen las masas latinoamericanas, el verbo contener no lo puede conjugar un solo régimen, lo tiene que conjugar todos.

En esta nota