Políticas

10/6/2004

|
854

Kirchner va por el tercer “repechaje”

La lucha de los trabajadores del Estado y los docentes es vital. De su victoria dependen la atención pública, la educación y la salud.


El aumento que reclaman, de 250 pesos en el salario básico, es la condición para que las enfermeras puedan curar y las maestras enseñar.


Es el punto de partida para aumentar las partidas de educación y de salud.


Los que rechazan estos aumentos son los mismos que luego se mofan de los chicos, que son aplazados en un curso de ingreso.


Primero destruyen la educación y luego rematan su sucia faena desmoralizando a la juventud.


Mientras tanto, la medicina prepaga y los colegios privados no paran de enriquecerse.


En estas circunstancias, la ‘pelea’ entre Kirchner y Solá (y Duhalde) es una cortina de humo.


Porque con la recaudación actual, tanto Solá como los demás gobernadores pueden aumentar los salarios.


Y porque, ya lo han dicho, tampoco piensan otorgar los 250 pesos, incluso si se les aumenta la coparticipación de impuestos.


Es, además, una cortina de humo porque el grueso del dinero público no se lo llevan ni la nación ni las provincias –sino los banqueros y la ‘burguesía nacional’ que fundieron al país; el FMI y el Banco Mundial; los banqueros internacionales.


Estos saqueadores han obtenido de los Kirchner y Solá, de los Duhalde y Lavagna, de los radicales e incluso de Carrió, el reconocimiento de una deuda pública de 140.000 millones de dólares, que van a ser más cuando termine la “negociación”.


Kirchner va por su tercer ‘repechaje’: en Dubai, la “quita” era del 75%, ahora es del 60, y terminaremos pagando hasta con yapa.


Son más de 400.000 millones de pesos, que dan intereses de por lo menos 20.000 millones de pesos al año.


¡El 30% del presupuesto nacional!


Más las amortizaciones del capital, a partir del 2005, llegarán al 50% del presupuesto.


Apoyemos a los trabajadores del Estado, de la salud y de la educación hasta la victoria.