02/11/2000 | 686

La Alianza en cesacion de pagos

El régimen de la Alianza se desmorona a ojos vista.


De un lado, las denuncias de corrupción ya afectan al propio Frepaso, como ocurre en la Legislatura bonaerense. Por eso, cuando aún no se ha disipado el olor de su paso por la Rosada, Alvarez se ha visto obligado a abandonar en precipitada fuga su criatura frentista, lo que ha dejado en el limbo a sus amigos más cercanos.


Por otro lado, la economía que armaron el menemismo y la Alianza llega a su fin, con la virtual cesación de pagos de la deuda externa. De la Rúa no ha podido encontrar capitales para reciclarla, en el mercado internacional, y tampoco logran hacerlo los grandes pulpos que financian sus negocios no a su propio riesgo, sino a los de las finanzas del país con mayor deuda externa.


En estas condiciones, el presupues­to que se discute en el Congreso ha pa­sado a ser un pedazo de papel. No van a ser las cláusulas que allí se voten las que determinarán el curso de la vida del país. La decisión pasa por las alter­nativas que se habrán de forjar en el curso de la inmensa crisis que se inicia.


Ellos, los De la Rúa, Cavallo, Alvarez y Ruckauf, pretenden aprovechar la crisis para lanzar un nuevo zarpazo. Para privatizar todo lo que queda; para colocamos a todos en un ‘plan Trabajar’ explotado por la empresa privada, a 160 pesos al mes; para devaluar la moneda; para acabar con la autonomía de las provincias; para entregar por completo a los pulpos la salud y la educación.


A esta salvajada la llaman un “shock de confianza”.


Para enfrentar este derrumbe del sistema político y económico que se ha montado contra el pueblo, recla­mamos que el gobierno que ha defrau­dado su mandato político-electoral y que se prepara para convertirse en mera marioneta de los acreedores de Argentina, deje paso a una Asamblea Constituyente que asumirá el poder.


Poner fin al saqueo de la deuda externa y proceder a la inmediata estatización bajo control obrero del conjunto del sistema financiero.


Llevar el salario mínimo a lo que cuesta una canasta familiar y repartir las horas de trabajo entre todos los trabajadores, imponer un impuesto extraordinario a los grandes capitalistas, como resarcimiento por el saqueo cometido en las últimas décadas y para proceder a ejecutar un plan económico en función de los intereses estratégicos de las grandes masas.


Llamar a los trabajadores de América Latina a luchar en común contra la usura capitalista internacional en el marco de una Federación de Repúblicas

También te puede interesar:

Las exportadoras podrán comprar divisas en el mercado oficial para girar utilidades al exterior.
Canje de Leliqs por títulos públicos, a la medida del ajuste en marcha. Escribe Pablo Heller.
El canje de Leliq por bonos del Tesoro prepara las condiciones para una corrida bancaria.
Entre el sostenimiento usurario y las posibilidades de una corrida cambiaria.
El ministro se reúne con el Banco Mundial y el FMI en busca de fondos para pagar los vencimientos del año.
En el año, el Banco Central ya pagó a los bancos 200.000 millones de pesos en intereses.