17/07/1997 | 548

La Asamblea Nacional dio una salida

La convicción unánime de los compañeros que participaron de la Asamblea Nacional el fin de semana pasado fue, cuando se llegaba a la clausura, a las once de la noche, que la Asamblea había dado una salida. Es decir, una propuesta reivindicativa y un plan de acción para combatir, en forma concreta, la catástrofe que ha lanzado sobre las masas el capitalismo mundial en su conjunto y los gobiernos menemistas en particular.


La convicción de haber elaborado una salida, les dio a todos los participantes otra convicción: la de que en el local del estadio de Ferro había tenido lugar la única iniciativa concreta para impulsar una lucha conciente a partir de los intereses de las masas y de los explotados, y no de los explotadores o de la pequeña burguesía que da vueltas en torno a ellos.


En la asamblea tuvieron el rol protagónico esencial los sectores que se encuentran a la vanguardia de la lucha social en el país: los desocupados y la juventud, en especial de Neuquén, de Río Negro, de Mar del Plata, de Tucumán, de Barranqueras-Resistencia y un sector de las grandes fábricas de Córdoba. Se hizo sentir la lenta evolución de las luchas en el Gran Buenos Aires, aun a pesar de la presencia de organizaciones de desocupados de Berazategui, obreros de Atlántida y trabajadores de la alimentación de la capital.


Los participantes hicieron la experiencia del método de la asamblea para generalizar las experiencias en curso y establecer, a partir de ellas y de los análisis políticos, conclusiones políticas de alcance estratégico. En este sentido, la Asamblea Nacional consagró la victoria de un principio revolucionario, contra el burocratismo, por igual, de las sectas y de los aparatos.


Las Resoluciones de la Asamblea Nacional


Lucha contra la desocupación


1. Por trabajo o un subsidio mínimo de 500 pesos, a todos los desocupados, cobertura social, eximición de pagos impositivos y de servicios a partir de los 16 años.


2. Que los trabajadores que están en el plan «Trabajar», «Barrios» y otros «planes» similares cobren sueldos de 500 pesos de mínimo, cobertura social, estabilidad laboral y derecho a sindicalizarse.


3. No a la eliminación de la 2128 en Neuquén. Pase a planta permanente de los que realizan ‘contraprestación’ en los hospitales, escuelas, municipios, etc.


4. No a los despidos. Reparto de las horas de trabajo sin rebaja del salario. Por un plan de obras públicas en los municipios, bajo control obrero-vecinal.


5. Por la unidad y organización de los desocupados en sindicatos que sean reconocidos por las centrales sindicales.


Campaña por la renacionalización sin pago y bajo control obrero de YPF y las empresas estratégicas.


Campaña para coordinar a todos los movimientos de desocupados. Por un Congreso Nacional de Desocupados. Por un Plan de Lucha y Movilización Nacional. Por una Marcha Nacional contra la Desocupación y el Hambre a Plaza de Mayo.


Impulsar para el mes de agosto la realización de un Encuentro Regional de Desocupados de Río Negro y Neuquén. Invitar a todas las organizaciones de desocupados del país a enviar delegaciones solidarias, como un paso hacia el Congreso Nacional de Desocupados.


Movimiento obrero


Relanzamiento de la campaña contra los convenios de ‘flexibilidad laboral’ Fiat-Smata y contra el pacto CGT-Gobierno.


Campaña nacional por 50% de aumento general de salarios, 1.000 pesos de mínimo y 500 pesos de subsidio al desocupado.


Campaña contra las persecuciones penales a los luchadores, los atentados a activistas y la ofensiva de desafueros a los compañeros Angel Tello de Ciadea, Néstor Pitrola de Atlántida, Germán Pitter de Siderca, Pablo Llonto de Clarín y demás delegados perseguidos por su actitud de lucha.


Impulsar el paro del 8 de agosto reclamando a sus organizadores un Congreso Nacional de Delegados de Base con mandato de sus compañeros para fijar una plataforma político-reivindicativa y un Plan de Lucha.


En defensa de la educación


Reclamar un «básico de 700 pesos (para los salarios docentes); respeto al Estatuto del docente; triplicación del presupuesto educativo y anulación de la reforma menemista».


Impulsar el paro del 8 de agosto convocado por la Ctera, reclamando Congreso de Delegados de Escuelas que decida un verdadero plan de lucha «hasta la satisfacción de las reivindicaciones planteadas».


Sobre la lucha de la juventud


Impulsar la constitución de Centros de Estudiantes y Coordinadoras de Estudiantes Secundarios en todo el país, para marchar a una Central Secundaria Nacional.


Impulsar una jornada de movilización de la juventud para el 19 de setiembre (día del estudiante).


Campaña político-electoral


Plantear la consigna «Fuera Menem-Duhalde».


Apertura de locales político-reivindicativos en las barriadas de los grandes distritos y en todas las localidades, para impulsar la organización y movilización política, electoral y reivindicativa de los desocupados, la juventud y los explotados.


Impulsar la constitución de listas obreras y combativas para enfrentar en las próximas elecciones a los candidatos y partidos patronales.


Impulsar un frente de izquierda y del movimiento obrero combativo sobre la base de asambleas, para debatir las plataformas y elecciones en todos los distritos, para seleccionar las candidaturas.


Convocar en las próximas semanas a Asambleas en cada distrito y municipio, invitando a los partidos y militantes de la izquierda, a los trabajadores, desocupados y jóvenes, para constituir las listas y ejecutar las demás resoluciones votadas por la Asamblea Nacional. Impulsar la convocatoria de la Asamblea que, para el 17 de agosto, convocó Pueblo Unido en Tucumán.


Levantar como consigna de la campaña electoral: «En el Congreso trucho y al servicio del hambre, metamos a representantes de los trabajadores, de los fogoneros, de los piqueteros y de los luchadores».


Parajón convocó a una Asamblea Provincial


Compañeros:


Mientras veía a esos jóvenes, que más allá del tiempo o el agotamiento, tienen la fuerza suficiente para saltar y para gritar, eso significa que vamos a derrotar al modelo menemista.


Cuando vuelva a Tucumán vamos a hacer nuestro lo que aquí resolvió esta Asamblea Nacional. Y vamos a marchar hacia esa Asamblea provincial en Tucumán con la gente que realmente quiera luchar.


Cuando llegue a Tucumán y me pregunten: ‘¿Qué hacía en Buenos Aires?’ , les voy a decir que estuve con los ‘troskos’, con los militantes del campo popular, con los fogoneros, con los piqueteros, pero jamás les puedo decir que he coincidido con los partidos tradicionales que ahora hacen alianzas con la gente del ‘proceso’.


Si me dicen que soy ‘zurdo’ o ‘trosko’, les diré: ‘Sí, porque no quiero derrotarlo solamente a Menem en Octubre. ¡Quiero derrotarlo ya!. Con los trabajadores en la calle, cortando las rutas, tomando las fábricas’ … Sólo así vamos a derrotar a este modelo y a este régimen menemista.


Me preguntan también qué voy a hacer si soy diputado nacional. Pero no sólo quiero ser diputado nacional; quiero el poder en mi provincia, para investigar todo el ‘choreo’en las privatizaciones; para quitarle los ingenios a la oligarquía azucarera y entregárselos a sus verdaderos dueños, que son los obreros y los trabajadores del surco; para defender una bandera inclaudicable que son los derechos humanos; y para que no persigan más a los jóvenes por tener el pelo largo, por tener un arito en la oreja o tener en su remera la figura del Che Guevara; eso quiero.


El primer proyecto va a ser derogar la Obediencia Debida y el Punto Final, para que no haya más impunidad en el país. (Aplausos). Nos vamos a acordar de Cabezas, de Choque, de la compañera Rodríguez, del joven de Santa Fe, Gómez; también nos vamos a acordar de María Soledad, de César Mansilla y varios compañeros más. Porque qué ingratitud: a los jóvenes los persiguen, pero permiten que anden en libertad los Yabrán, los delincuentes económicos del menemismo; ésa es la bronca que tenemos.


En esa Asamblea del 17 de agosto —si el PC no quiere ir o si los sectores de izquierda no quieren ir, no importa— yo quiero hacer la asamblea con la gente que tenga‘pelotas’ y quiera luchar contra el modelo menemista … (aplausos).


Hoy me dijeron: ‘Acá el Frepaso anuncia tu candidatura’. ¿Cómo voy a ser candidato del Frepaso, si voy a terminar siendo compañero de Ulloa, o de Bussi? Como yo no quiero nada con los genocidas, voy a hacer una alianza, sí, un compromiso de lucha. ¿Saben con quién? Con los trabajadores, con los desocupados, defendiendo la salud pública, la educación pública y científica. A ellos quiero tenerlos en mi lista. Y la izquierda tiene que entender que si siguen jodiendo con el voto en blanco, gane quien gane, pierde el pueblo. Le están haciendo el juego al modelo menemista y a todos los partidos del sistema. (Aplausos).


En homenaje a los militantes del campo popular, y yo como un sobreviviente de la dictadura militar, porque pertenezco a una generación del ‘tucumanazo’ y del‘cordobazo’, a ustedes les digo: el que no lucha, el que no coincide en el campo popular para su unificación, el que no quiere defender a los trabajadores y a los obreros, le está haciendo el juego al sistema.


Yo no quiero jamás ir a los Estados Unidos para decirles ‘amigos de las multinacionales, PU va a garantizar la continuidad de este modelo económico’ … ¡¡Mierda!! Quiero enfrentarlo al imperialismo, quiero enfrentar a la reacción y quiero enfrentar a la derecha. Por eso asumo un compromiso de lucha ante ustedes, compañeros. Buenas noches. Aplausos.


Abramos centenares de locales en todo el país


La formación de innumerables coordinadoras de desocupados a lo largo del territorio nacional está reflejando una nueva fase en el movimiento de masas en Argentina. Entre otros grandes fenómenos que está produciendo la lucha de los desocupados, se encuentra la tendencia a la organización de los sectores más oprimidos del pueblo. Esta misma tendencia se registra en la juventud, que se organiza en centros y coordinadoras de secundarios y en organismos de lucha contra la represión y el ‘gatillo fácil’. Dentro de la clase media hay un fenómeno parecido, como lo revelaron los movimientos espontáneos que tuvieron lugar en oportunidad de la televisación del juicio de María Soledad, la oposición al aumento de tarifas o el repudio al crimen de José Luis Cabezas.


Los luchadores y la vanguardia en general deben ir al encuentro de esta tendencia a la organización. Por eso llamamos a abrir locales en todas las barriadas y pueblos, que sirvan para nuclear nuevas coordinadoras de desocupados, nuevos centros de estudiantes, nuevos movimientos reivindicativos y la organización política independiente de estas masas. Hay una lucha de clases que se libra municipio por municipio y que debe encontrar un lugar físico de aglutinamiento para las masas. Los obreros se organizan en sus lugares de trabajo, pero la masa de los desocupados lo hace en función de su lugar de vivienda.


La apertura masiva de locales es una tarea política de alcance estratégico, cuando se la confronta con el monopolio de poder que pretende establecer Duhalde en las barriadas del Gran Buenos Aires, mediante la organización regimentada de las manzaneras. Estas son trabajadoras desocupadas que el Estado ha cooptado para ejercer el control sobre las masas más desposeídas. Es necesaria una lucha que quiebre esta tutela y que también clarifique en forma adecuada a las manzaneras, que se encuentran más próximas a la situación sin salida del pueblo.


Solamente mediante la apertura masiva de locales se podrá encarar, con un mínimo de seriedad, las próximas campañas electorales por parte de las fuerzas de izquierda o de los luchadores. Sin medios de comunicación ni medios económicos, sólo el acercamiento estrecho a los explotados puede contrarrestar la campaña insidiosa y multimillonaria de los capitalistas.


La campaña por la apertura masiva de locales debe tener un carácter popular, o sea, debe movilizar al pueblo, no puede ser el trabajo de aparato de un partido, sino el trabajo de masas de un partido.


No hace falta muchos recursos para conseguir una habitación con frente, donde un cartel señale que se trata de un local para los desocupados, los jóvenes y los obreros, y para los candidatos clasistas y combativos que luchan contra la hegemonía política de los partidos patronales.

También te puede interesar:

Superexplotación laboral, naftazos, y aumentos salariales desfasados de la inflación.
Basta de descargar la crisis sobre las espaldas de las familias trabajadoras.
La nefasta campaña de las petroleras y el gobierno nacional.
YPF anunció subas del 18% hasta mayo, cuando se define a su vez el tarifazo en el gas y aumentos del GNC.
La crisis de la reestructuración de su deuda pone en jaque toda la política energética.