12/01/2017

La Boca: liberaron a Corzo, “el cuchillero” del PRO

Atacó a dos militantes durante una sesión de la Comuna 4 referida a los terrenos de Casa Amarilla


Rodolfo Corzo hijo estuvo cuatro meses prófugo. En septiembre, mientras se paseaba impunemente por el barrio de La Boca, fue capturado y procesado por homicidio en grado de tentativa. La prisión preventiva en la cárcel de Devoto había sido recientemente confirmada por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, pero tras una breve estadía en la cárcel fue liberado.


El cuatro de mayo pasado, Corzo apuñaló a un militante de ‘Boca Es Pueblo’ durante una reunión del Consejo Consultivo mientras se discutía la venta de los terrenos de Casa Amarilla en beneficio de la gestión de Daniel Angelici del Club Boca Juniors, para la construcción  de un Estadio Shopping en esos terrenos. Los hechos llevaron a la revocatoria de la Mesa coordinadora de la Comuna 4 por parte de los vecinos y ampliaron la denuncia contra los grandes negocios inmobiliarios en el Sur de la Ciudad. El padre de Corzo, puntero del PRO y empleado de la Comuna 4, fue quien lideró la patota.


Para justificar la decisión de dejarlo en libertad, el juez Roberto Ponce argumentó que no había riesgo de fuga dado que Corzo es empleado del Gobierno de la Ciudad. Por su parte, las querellas denuncian que no fueron debidamente notificadas de los argumentos para proceder en plena feria judicial. 


Además de Matías Scínica, ese día fue herido de gravedad Fernando Abal Medina, de la agrupación Descamisados. Las evidencias fotográficas y fílmicas del ataque de la patota fueron difundidas ampliamente en su momento por los medios de comunicación.


 



 


El trasfondo de la fuerte cobertura política y judicial en beneficio de Corzo responde a que en su última declaración indagatoria complicó a varios funcionarios del PRO. Declaró contra su abogado defensor diciendo que lo obligó a mentir y denunció que los comuneros Jorge Apreda, presidente de la Junta Comunal, y Diego Weck (ambos del PRO) le impusieron ese patrocinio para desligar su responsabilidad en los hechos. Relató que antes de ser detenido iba todos los días a firmar la planilla de asistencia en la Comuna 4 para mantener el salario como empleado comunal. Luego agregó un relato curioso de cómo llegó a portar el cuchillo y negó haber atacado a Scínica en el cuello, un hecho incontrovertible que  fue presenciado por múltiples testigos y está registrado en imágenes.


Frente a este  ataque, el Partido Obrero de la Comuna 4 planteó como primer paso la destitución del responsable intelectual del ataque, Jorge Apreda, y la cárcel al responsable material Rodolfo Corzo. Este planteamiento recogió una amplia  adhesión de los vecinos y trabajadores movilizados.


El encubrimiento a este accionar criminal es proporcional al negocio inmobiliario en el sur de Buenos Aires que defienden tanto macristas como kirchneristas.La anuencia del Frente para la Victoria, quedó patente en el hecho de que toda la crisis comunal se transitó con la ausencia de los dos comuneros del FPV. La licitación trucha de Casa Amarilla entre Corporación Sur y Angelici es un negociado que ambos bloques defienden, en perjuicio de la población trabajadora de La Boca, en primer lugar, de su derecho a la vivienda y la adecuada infraestructura.


Repudiamos la represión y el método pérfido de  tercerizarla en patotas  que actúan gracias a las  zonas liberadas por la policía. 


 


Exigimos


– Cárcel ya a Rodolfo Corzo. Ningún beneficio ni encubrimiento judicial.


– ¡No al Estadio Shopping! Por viviendas y espacio verde en los terrenos de Casa Amarilla.


– Basta de patotas, zonas  liberadas y ataque a la juventud en el barrio de La Boca.


 

También te puede interesar:

Tapa de la edición impresa de Prensa Obrera #1580
La CGT y la CTA se movilizan en apoyo a los Fernández… Escriben Daniel Sierra y Miguel Bravetti
En ocasión de su muerte, reproducimos el artículo "Cacho Castaña, la “gente que atrasa” - y la gente que no", publicado originalmente el 11 de enero de 2018.
Escribe Guillermo Kane.
Enfrentan el vaciamiento patronal de un despedidor serial. Se trata de Diego Fernández, secretario de Integración Social y Urbana del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.