24/03/1994 | 414

La Bolsa de La Plata y la plata de los trabajadores

El estallido de la Bolsa de La Plata entraña una gran lección para todos los trabajadores, esto porque será a las Bolsas adonde irán las inversiones que las AFJP realicen con los aportes previsionales de los trabajadores.


Los agentes bursátiles como los que acaban de fugarse de la ciudad después de declararse en “insolven­cia”, serán los que “administrarán» esas inversiones de las AFJP.


Los “seguros y controles» que “asegurarán” y “controlarán” la “transparencia» de los manejos que se hagan con los aportes de los traba­jadores, serán los mismos que duran­te dos años sirvieron para apañar y ocultar a los estafadores de La Plata.


Los mismos hombres que provo­caron y apañaron el derrumbe de la Bolsa platense serán los encargados de recaudar, invertir, administrar y controlar tos aportes de tos trabajado­res a las cajas jubilatorias privadas.


La única “diferencia» que introdu­cirá la “Jubilación privada» será que tos estafados ya no serán apenas unos pocos miles de ahorristas aisla­dos —y voluntarios— damnificados en unos pocos millones de dólares, sino millones de trabajadores obliga­dos a aportar miles de millones por año para que los agentes bursátiles y otros “administradores”—incluidos por supuesto tos burócratas sindicales— monten sus “bicicletas» y sus estafas.


La caída de la Bolsa de La Plata confirma que la “Jubilación privada» es un gigantesco operativo de saqueo y desfalco al pueblo trabajador.

También te puede interesar:

Casi equivalente a la suma de lo destinado a salarios estatales y programas sociales.
“Es un facho y está con los que vendieron el país y entregaron a los trabajadores”, dijo.
El candidato de La Libertad Avanza lo calificó como “el mejor ministro de Economía de toda la historia”.
Derrumbe accionario de Evergrande. Escribe Pablo Heller.
Gran preocupación en los mercados financieros. Este lunes se expresó en una caída del 11% de la bolsa de Hong Kong. La caída se extendió a otras bolsas del mundo.
La realidad desmiente las promesas de Tolosa Paz y las premisas de Guzmán acerca de lo inocuo de la deuda en pesos.