20/09/2020

Los datos de la semana: supercepo, coronavirus, sindicalismo combativo, tomas de tierra y encuentro antirrepresivo

Por Eduardo Salas Editor de Prensa Obrera

El «supercepo» decidido por el gobierno de Alberto Fernández dominó la situación política de la semana. Las restricciones a la compra de dólar más que un plan de salida es una medida desesperada ante la evidencia de la quiebra del Banco Central. Lejos de solucionar el problema se ha pegado un salto en la crisis tal como lo refleja el editorial de Gabriel Solano que publicamos el miércoles 16. La incapacidad del gobierno de fijar un rumbo a la situación luego de haber agitado que el arreglo con los bonistas iba a traer alivio ha puesto, para muchos analistas, en duda su capacidad de intervenir en la crisis como un árbitro eficaz en la misma. La crisis tienen manifestaciones políticas no solo con la oposición (y dentro de ella)  sino también en la propia coalición gobernante, como lo pone de manifiesto la pelea por el control de la Bonaerense, y también la llamada crisis judicial, que es la pelea por una herramienta fundamental para arbitrar en el medio de la depresión y de los conflictos que de ella se derivan por los reclamos populares y las propias disputas entre los grupos capitalistas.

A pesar que rápidamente se produjo un aumento del blue y una devaluación encubierta, el gobierno sostiene que la restricción a la compra de dólares será «inocua» para la mayoría de los argentinos, porque solo afecta a quienes compran dólares. Falso: se va a trasladar a los precios (aumentan los costos de financiación), aumenta la recesión (ya que cae la importación de insumos), y además coloca al sector privado y a las provincias, todos ellos fuertemente endeudados en dólares, en la obligación de renegociar sus deudas o caer en default, ya que no habrá dólares para cubrir los compromisos, y los recursos por la recaudación tributaria caen en picada. Junto al supercepo vino el anuncio de un nuevo aumento del combustible que en un mes ya implicó un encarecimiento de más del 10% y el evidente deterioro del salario.

Aunque la crisis económica sacó a la pandemia del centro, la misma es uno de los datos más alarmantes sobre todo en el interior del país. Prácticamente se baten récords todos los días en cantidad de contagiados y fallecidos; las alarmas sobre el colapso del sistema de salud se activan sin que los gobiernos tengan respuesta. La última postergación de la falsa cuarentena hasta el 11 de octubre fue hecha por mensaje, Alberto Fernández no puso la cara porque no tiene mucho para decir. De conjunto van cediendo a los reclamos de apertura de la actividad por parte de los grupos empresarios sin las correspondientes medidas de bioseguridad. La necesidad de protocolos obreros se pone a la orden del día como garantía de que se cuide a los trabajadores en el principal foco de contagios que son los lugares de trabajo y el transporte. Nuestra conclusión es que el gobierno está «dejando hacer» al Covid-19.

El otro dato relevante de la semana, que pasó de largo para los medios masivos de comunicación, ha sido la marcha y acto en Plaza de Mayo, y en casi todas las provincias, convocados por el sindicalismo combativo. Además de ser la más numerosa desde que se decretó la cuarentena (y de que eso mismo limitó la convocatoria), tuvo una representación  enorme de las luchas que se desarrollan a pesar de que el pacto armado entre la CGT, el gobierno y las patronales ha llevado a los sindicatos a la parálisis y aparecen como garantes de las medidas antiobreras como son las rebajas salariales, los despidos y la ausencia de protocolos. La convocatoria del PSC es una expresión de las tendencias de los trabajadores a enfrentar la crisis capitalista con sus propios reclamos y su lucha. En ese sentido hay que destacar que los trabajadores del Sutna con lucha obtuvieron nuevamente la mejor paritaria, que los docentes misioneros organizados en forma asamblearia lograron abrir y mejorar el acuerdo salarial que a libro cerrado habían firmado los dirigentes del gremio docente de Misiones.

Estas tendencias están en la defensa de las ocupaciones de tierra frente a la crisis habitacional. Con la toma de Guernica como centro se está organizando una movilización a Plaza de Mayo para impedir el desalojo previsto para el 23, 24 y 25, pero además hay organizadas actividades de solidaridad como la de Musicxs Organizadxs este domingo 20 que llevarán su arte al lugar de la ocupación. Los representantes de las tomas han estado en las acciones del sindicalismo combativo, mostrándose como lo que son: trabajadores que luchan por el derecho a la tierra y a la vivienda que los intendentes y gobiernos reservan para los especuladores. La lucha de las «tomas» será un eje de la semana que entra y desde PrensaObrera.com estaremos cronicándola y apoyándola, dándole la palabra a los protagonistas como lo venimos haciendo a través de notas, videos.

Para finalizar otro hecho de importancia es la realización del Plenario Nacional Antirrepresivo realizado este sábado 19 que reunión a familias de las víctimas del gatillo fácil y el abuso de las fuerzas represivas, a organismos de DD.HH. independientes y trabajadores afectados por la represión a sus luchas. Resolvieron una serie de medidas de lucha y fortalecer la campaña por el fuera Berni.

Buen domingo.

 

Recibí el anticipo de esta columna los sábados en tu mail. A partir del 26/9, arrancamos con un nuevo newsletter a cargo de Eduardo Salas, editor de Prensa Obrera.

En esta nota

También te puede interesar: