30/05/2013 | 1270

La ‘deconstrucción’ de la burguesía nacional

El programa de Lanata ha sido el vehículo para la difusión de numerosas corruptelas de la camarilla gobernante. Ariel Lijo, un juez nombrado por Kirchner que archivó una causa contra Moreno, acaba de rechazar el sobreseimiento de Boudou. La situación del vice debería agravarse con las últimas denuncias. Se ha destapado un reguero de propiedades en Puerto Madero y varias sociedades truchas, formadas con el propósito de ‘canalizar’ fondos de la pauta publicitaria oficial. Nadie ha denunciado, todavía, que los recursos de esa pauta deben ser aprobados por el jefe de gabinete Abal Medina. Mientras tanto, un tribunal del fuero comercial impugnó la expropiación parcial de la gráfica Ciccone, que fue ejecutada para tapar los negociados de Boudou y otros saqueadores de patrimonio público y privado. Los ex propietarios de Ciccone han pedido a la justicia que anule la expropiación, para evitar el despojo.


El ojo de los jueces apunta también a Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor Kirchner. Muñoz quedó imputado en la causa que investiga las movidas de lavado de dinero de Lázaro Báez. Las sociedades de Báez también eran receptoras de fondos turbios provenientes de paraísos fiscales. El punto de partida de este tránsito ‘global’ de fondos arranca en los ’90, cuando los K compartían la tribuna con Menem, De la Sota, Solá y varios otros opositores actuales. En aquel momento, llevaron a cuentas del exterior los casi mil millones de dólares que recibieron a cambio de avalar la privatización menemista de YPF.


Un empleado ha denunciado que Báez ha cambiado su bóveda para ocultar lo que habría sido una caja fuerte de K. Los abogados de Báez están tratando de llevar sus causas a Santa Cruz, donde tendrían mejor suerte que con los fiscales y jueces de la Capital.


Brasil


Las denuncias sobre Báez llegan cuando su constructora disputa la gigantesca obra de las hidroeléctricas de Santa Cruz, en sociedad con capitales chinos y con el primo de Mauricio Macri, Calcaterra. Su principal rival es un consorcio liderado por la contratista brasileña Odebrecht. Según el diario Valor de ese país, esa obra hizo que la última reunión entre Rousseff y Cristina terminara en una agria pelea. Un choque anterior con Brasil había tenido lugar con la retirada de la minera Vale. Como no hay dos sin tres, el gobierno brasileño acaba de rechazarle a otro empresario K, Cristóbal López, una oferta para la compra de los activos argentinos de Petrobras. El andamiaje del kirchnerismo se derrumba en el Mercosur.


En Santa Cruz, los sueldos se encuentran congelados desde hace dos años y la infraestructura educativa y sanitaria perdió el financiamiento. Todos los contratos de obra pública, operaciones y cuentas bancarias de Báez y sus empresas deben ser abiertas e intervenidas, bajo control de los trabajadores. Los vaciadores no deben ser "blanqueados", sino incautados.

También te puede interesar:

Pobreza, ajuste y pandemia. Panorama político de la semana.
Todo un régimen puesto en la picota. Exigimos la apertura de las cuentas publicas del Estado. Basta de impunidad.
Kicillof, Massa y Sergio Berni "manejan el patrullero". 
Una trayectoria con denuncias de negociados, corrupción y narcotráfico.
Nuevamente exigió bajar la edad de imputabilidad.