05/12/1995 | 476

La ‘desregulación’ de la obra social docente

IOMA es la obra social destinada a los trabajadores del estado de la provincia de Buenos Aires, en su mayoría docentes. IOMA descuenta a los docentes el 4,5% de su sueldo, en todos los cargos donde éste trabaje. Hasta 1993, cada bono de atención de IOMA se pagaba 0,80 pesos. A partir de ese año dejó de existir un bono único de atención, para dar comienzo a dos categorías de bonos: el mínimo vale 2,50 pesos, el diferenciado, 6 pesos. Esta modificación comenzó a tener lugar a partir de la transferencia de la recaudación del dinero de la venta de los bonos por parte de Femeba y colegios médicos de la provincia de Buenos Aires. Se ha instalado el principio de una atención diferenciada, cuyo costo puede aumentar a partir de la aplicación de los decretos 292 y 492, que van a establecer un control monopólico de las tarifas por parte de los grandes pulpos de la salud.


 


¿Cómo juega Suteba esta partida?


Ni Suteba ni Ctera han abierto la boca respecto a los decretos de desregulación y privatización de las obras sociales. Esto es muy significativo. Semejante omisión por parte de gente que se caracteriza por el abusivo respeto de las instituciones y leyes vigentes en desmedro y contra la lucha de los trabajadores, y que ahora prescinde sigilosamente de su uso, cuando ésto podría ayudar a derrotar a los pulpos de la salud en su propósito por liquidar las obras sociales.


Las causas de esta omisión las encontramos en la posición del CTA (del cual es miembro Ctera) que impulsa una confederación de obras sociales del CTA, es decir, que se adapta a los decretos desregulatorios y privatizadores monitoreados por el Banco Mundial. Suteba ha pavimentado el camino hacia ese negocio de la siguiente manera. Ha implantado para los afiliados el descuento obligatorio de obra social (coseguro de IOMA). El monto del descuento es del 3% del sueldo docente, que sumado al descuento sindical y al de IOMA arrojan un 9%. A partir de este recargo, Suteba da prestaciones no cubiertas por IOMA (criterio de los decretos 292 y 492). Al mismo tiempo, Suteba abrió  diez clínicas donde se atienden con bonos de IOMA. Los bonos se pueden comprar en el sindicato a la mitad de su valor, diferencia que se cubre con exceso con el dinero que se recauda del descuento del 3% a todos los afiliados; luego, esos bonos son cobrados en los colegios médicos respectivos. Para redondear esta política, muy lucrativa por cierto, el Suteba se propone integrar el directorio de IOMA con los funcionarios del estado, cargo que por el momento tiene la FEB. Aunque el ataque a la obra social docente en su aspecto decisivo todavía no se ha llevado a cabo, todo indica que los pulpos de la salud habrán de encontrar en el Suteba un aliado inapreciable.


No debe extrañar semejante estrategia de gente que tiene antecedentes negros en la materia, como haber firmado en 1992 con Farías de Castro la implantación de controles de ausentismo contra los docentes.


Hay que desenvolver en el gremio docente una campaña de pronunciamientos por la declaración de inconstitucionalidad de los decretos 292 y 492, preparando a los docentes contra su aplicación; esa lucha, inevitablemente, chocará contra la burocracia celeste, comprometida a todas luces con la desregulación.

También te puede interesar:

Su prevención es posible con concientización y presupuesto.
Según los datos de septiembre publicados por la Oficina de Presupuesto del Congreso.
El Polo Obrero, junto al Frente Piquetero de Lucha, planteó una salida al crecimiento de la pobreza.
Cortes en siete accesos a CABA y en todo el país. Manifestantes avanzaron hacia Desarrollo Social tras horas de bloqueo de las fuerzas represivas.
La inflación sigue deteriorando poder de compra de salarios, jubilaciones y asistencia social.