27/11/2008 | 1065

La «flota» de Moyano

Masacre en el Smata
Por N.P.

Dos días antes de empezar a versear sobre la triple indemnización, Moyano había sorprendido al país con su declaración de que «no hay algo concreto de despidos y suspensiones». A reglón seguido completó: «Sabemos de cortes de extras, de algunos adelantos de vacaciones, pero no hay problemas con la flota de trabajadores efectivos».

En las últimas horas se han producido 368 despidos en Volkswagen de Córdoba y 226 en Gestamp, una importante autopartista también afiliada al Smata, algunos de cuyos despedidos realizan piquetes. A esto se suman 800 trabajadores más de distintas autopartistas menores y los ya conocidos 300 trabajadores que fueron a la calle en Renault.

El responsable de la Cámara de Industriales Autopartistas cordobesa reconoció que los despedidos en los últimos 40 días representan el 57% de esa actividad. Si tomamos en cuenta el número de compañeros de Iveco, Renault, Volkswagen y Fiat, en la actividad de las terminales se ha despedido a más del 10% de los trabajadores, hay suspensiones masivas hasta fin de año y Volkswagen anunció 70 días con suspensiones para los primeros meses del año que viene.

Altamirano, del Smata de Córdoba, aclaró que no se había tocado a un solo trabajador efectivo, que los despedidos son todos del cuarto turno, que se procedió contra los que realizan extras y los que trabajan en feriados y fines de semana.

Es muy claro que estamos ante una masacre de puestos de trabajo y que se trata de una política consciente de la burocracia. En General Motors de Rosario, donde los trabajadores y su Cuerpo de Delegados resisten las suspensiones que serán la antesala de 156 despidos de efectivos, y que buscan un sistema de rotación que admite rebaja de salarios para todos, hay 40 contratados que ya están en la calle y 200 más que tendrán el mismo destino a medida que venzan los contratos.

De manera que aquellas palabras de Moyano sobre la «flota» de efectivos fue entendida por las patronales como un ‘empiecen por los contratados’. La cuestión de la triple indemnización es un verso para ganar tiempo, será un proyecto más de los tantos que fueron al cajón hasta perder estado parlamentario, que por otro lado sólo rechaza el despido sin causa, es decir que acepta la causa de la crisis y mantiene la legislación de recursos de crisis.

La experiencia de Volkswagen es terminante, lo es también para General Motors. Al cabo de la suspensión del cuarto turno sobrevino el despido. Ni suspensiones ni despidos: prohibición de ambas cosas, reparto de las horas de trabajo, asambleas en todas las fábricas cordobesas y asamblea general del Smata para votar un plan de lucha. Paro general de la CGT y la CTA, de Córdoba y de Rosario. Paro nacional ya contra los despidos y suspensiones.

En esta nota

También te puede interesar:

Iveco suspende por cinco meses. Renault y Fiat también anticiparon parates
No dejemos pasar estos despidos en Motorarg. Es necesario un plan de lucha del conjunto de las fábricas de la zona por la reincorporación de los compañeros, y para frenar nuevos de