05/01/2022

La historia de siempre: sin agua en Florencio Varela

Polo Obrero Florencio Varela

En plena ola de calor en el conurbano bonaerense, cientos de vecinos de Florencio Varela sufren las desavenencias y el enorme desafío de sobrevivir sin agua. El ejemplo concreto lo padecen, entre otros, quienes viven en el barrio Villa Hudson, que hace más de veinticinco días soportan la falta de este bien tan preciado y no han tenido otra alternativa que salir de sus casas y cortar las calles del barrio a modo de ser oídos.

Es así que el martes 4 de enero un grupo de vecinos fueron recibidos por un funcionario de Aysa de Florencio Varela (Guerra) quien en una inadmisible respuesta manifestó desconocer que en ese barrio existía un problema de suministro de agua. Asimismo, se comprometía a brindar una solución en 15 días más. Sería absurdo creer en la palabra de este representante de la empresa, cuando este siquiera asume que esto no se trata de una problemática nueva en nuestro distrito, sino que se transforma en parte del enorme historial de reclamos por falta de agua en nuestros barrios.

No ha existido un año en la última década en que el problema de la falta de agua no se transforme en el reclamo más sentido de Florencio Varela. Los infinitos barrios postergados por los gobiernos de turno solo reciben como migaja de la gestión la insuficiente visita semanal del camión cisterna que abastece, a cuentagotas, a la enorme población.

No solo denunciamos que de esta forma se vuelve insostenible subsistir a las elevadas temperaturas de verano, sino que esto se traduce en un enorme problema sanitario. En pleno curso de la tercera ola de Covid-19, en Florencio Varela aún continuamos esperando la llegada del “aguatero”, como si estuviéramos en la época colonial.

El silencio de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y la Secretaría de Obras, Servicios Públicos y Planificación Urbana de Florencio Varela, junto al intendente Andrés Watson, quien conforma parte del directorio de la empresa privada Aysa, no hace más que demostrar que los subsidios millonarios del Estado jamás llegan a ser destinados a solucionar los problemas que padece la clase trabajadora.

Acompañaremos al reclamo genuino de cientos de vecinos afectados y multiplicaremos la lucha en las calles, cansados de no ver soluciones. Basta de cortes de agua, por un plan de obras públicas destinado a resolver los reclamos más urgentes de los barrios.

También te puede interesar:

Se mantuvo prófugo durante tres años, con el aval del poder político.
Resulta fundamental reforzar la organización independiente para lograr justicia.
El traspaso del nosocomio a la órbita de la Provincia no revirtió el vaciamiento, tal como advertimos.