25/10/2001 | 726

La lucha contra el ajuste en Formosa

La provincia está en quiebra y no paga los sueldos de los empleados públicos. Desde hace dos meses sólo pagan a las categorías más bajas, de no más de 300 ó 400 pesos. Los de categorías más altas no cobran o cobran el salario en Bocanfor (un bono que sacaron hace un mes). El aguinaldo no se lo pagaron a nadie. Están así todos los organismos. Hay varias carpas, incluso de los docentes, que son lo que más se hacen escuchar.


En este contexto, distintos gremios estatales constituyeron una «Intersindical» que se moviliza desde hace un mes y medio. Todos los jueves hay una marcha a la casa de gobierno con un promedio de 700 a 800 personas (llegaron a haber 1.500).


El anteúltimo jueves se decidió hacer un escrache a la casa del gobernador. El clima estaba caldeado. El gobierno respondió el jueves siguiente con un intento de represión «civil» contratando gente lúmpen de los barrios más pobres, para que arme otra marcha oficialista que nos encuentre en el centro y se arme la podrida.


Se hizo un corte de ruta, organizado por los de Vialidad, pero al cual concurrieron todos los estatales y se juntaron alrededor de 3.000 personas. En estas marchas participaban compañeros del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV). La mayoría de estos compañeros son asistentes sociales y están contratados. Hoy, lunes, reciben telegramas de despido tres (hasta ahora) de estos compañeros. A los de planta permanente se los está sancionando, desplazándolos a otros organismos o mandándolos a «Recursos Humanos» (hay alrededor de 11 personas en esta situación). Los despedidos son hasta ahora Karina Scozzina (delegada de ATE), Miriam Borba y Mabel Baisch. Reclamamos su inmediata reincorporación. La Intersindical debe sumar esta bandera.

En esta nota