31/03/2011 | 1170

La tribuna de Memoria, Verdad y Justicia fue de lucha

Por Jacyn

El 24 de Marzo -en el 35º aniversario del golpe cívico-militar que encabezaron Videla, Viola y Massera- hubo tres actos. El primero que ocupó la Plaza de Mayo fue convocado por el espacio «Memoria, Verdad y Justicia» (MVYJ), que sumó a los organismos independientes del gobierno, a la izquierda no cooptada por el oficialismo, a la mayoría de los centros de estudiantes y al sindicato docente de la UBA, a las federaciones estudiantiles de Buenos Aires y La Plata, a numerosos colegios secundarios y a centenares de agrupaciones sindicales, políticas, sociales y culturales. La marcha de MVYJ reunió a más de 20 mil personas, a pesar de lo poco conveniente de su horario. Para llegar a la Plaza, debió atravesar la concentración K que ocupaba la 9 de Julio -las bravatas de La Cámpora y la Juventud Sindical no pasaron a mayores debido a la masividad de la columna y a la firmeza de sus organizadores.

Más tarde, Madres Línea Fundadora realizó un acto-festival solventado por «Presidencia de la Nación» y profusamente difundido en el «Fútbol para Todos». La concurrencia organizada fue aportada por La Cámpora, la Juventud Sindical de Facundo Moyano, la agrupación Kolina de Alicia Kirchner y la Tupac Amaru de Milagro Sala, que se financian con los recursos del Estado.

Mientras que las consignas centrales de MVYJ colocaron el reclamo de juicio y castigo para los responsables políticos y materiales de los 30 mil desaparecidos y torturados por la dictadura, así como también de los crímenes de Bariloche, de Mariano, de los Qom de Formosa y de los sin techo de Soldati y exigieron la aparición con vida de Julio López y el esclarecimiento del crimen de Silvia Suppo; el acto encabezado por Madres Línea Fundadora llamaba a apoyar la reelección de Cristina Kirchner y estuvo anclado en el pasado, de espaldas a la agenda de lucha actual. «Le pedimos a la presidenta que desclasifique todos los archivos de la dictadura», planteó en su discurso Estela Carlotto, de Abuelas.

Sin embargo, si en estos ocho años los K no lo han hecho, no ha sido por falta de «consenso popular» -como lo revela la masividad de cada 24 de marzo- sino de voluntad política. Los K han preservado en todo lo fundamental el aparato represivo forjado por la dictadura y también, al igual que los gobiernos que los precedieron, la legislación dictada por ella.

El sector de Madres liderado por Hebe de Bonafini realizó su acto en el Mercado Central. En su intervención, Hebe llamó a «no ir detrás de los intendentes fachos que hoy son kirchneristas y mañana se dan vuelta», aunque el gobierno que ella pretende reelegir ha hecho escuela en materia de alianzas con el pejotismo más rancio, con la burocracia sindical y con los gobernadores del tipo de Insfrán. El acto también tuvo por oradores a Guillermo Moreno, el hombre que llevó las patotas al Indec, y al ex Ucedé Amado Boudou. Otro destacado fue el empresario de la carne Ricardo Bruzzese, aspirante a la intendencia de La Matanza, considerado «heredero» de Balestrini -otro «pragmático» que hizo carrera en el distrito de la mano del recontrafacho Carlos Ruckauf. El acto del Mercado Central fue el marco para el anuncio de nuevos emprendimientos empresarios de la Fundación Madres de Plaza de Mayo que dirigen Hebe y Sergio Schoklender.

Tres actos, pero una sola tribuna de lucha

El acto de MVYJ tuvo un contenido definido, actual y combativo que contrastó con el vaciamiento de la jornada que pretendieron los K.

La movilización del Partido Obrero fue muy significativa. Reunió a casi seis mil compañeros y se destacó por una fuerte y combativa presencia juvenil. También fue significativa la presencia de los ferroviarios de la agrupación «Causa Ferroviaria Mariano Ferreyra», de la agrupación Naranja Gráfica, de Tribuna Docente y de muchos otros gremios. La columna del PO recién pudo ingresar a la Plaza sobre el final del acto, pero recibimos vivas muestras de simpatía por parte de miles de personas que, como ocurre cada 24 de Marzo, se autoconvocaron para participar de esta jornada de lucha.