04/05/2006 | 944

La unidad de obreros y campesinos

Discurso de Jorge Altamira en el Chaco

Compañeras y compañeros trabajadores: Reciban, antes que nada, el saludo de todos los militantes del Partido Obrero de todo el país, que celebran con nosotros la posibilidad de inaugurar este local del Partido Obrero de Resistencia. Como dijo Aurelio Díaz, la apertura del local del Partido Obrero no es un hecho menor.


 


En primer lugar, no es fácil abrir un local. Un local hay que alquilarlo; un local cuesta dinero. Este es el local de un partido que lucha. Los grandes intereses no quieren que un partido que lucha tenga un local, y realizan presiones y maniobras para que ese partido que lucha no pueda lograrlo. Por lo tanto, inaugurar un local es una victoria. Inaugurar un local es un triunfo del esfuerzo sistemático de las militantes y de los militantes del Partido Obrero, del Polo Obrero, de los luchadores que han dicho que en esta ciudad tiene que haber un gran local que represente a una de las fuerzas más combativas de la provincia.


 


Por eso hay que celebrar la apertura del local. Nosotros teníamos antes un local más chico. Este es mayor. Cuando uno viene caminando y mira el frente del local, siente que el Partido Obrero tiene una mayor envergadura. El local, por la pinta misma, hace respetar al Partido Obrero. Y está bien que sea así. ¿Qué clase obrera va a desarrollar un partido que no se haga respetar ya por su presencia? El partido que reclama ponerse a la cabeza de una lucha tiene que tener la capacidad de demostrar la seriedad de sus propósitos, la firmeza de sus convicciones. Cuando uno entra en este local, como me ocurrió a mí, siente que está arreglado y pintado por los trabajadores. Auguro que sea un hogar de los trabajadores de Resistencia, de Barranqueras, de Puerto Vilelas y de un poco más lejos también.


 


La idea es que no sea un local administrativo para que se reúna el Partido Obrero, sino que sea una especie de casa del pueblo; que si los docentes se tienen que reunir para organizarse para una lucha en una elección para la junta de calificaciones; si los trabajadores del servicio de agua se tienen que reunir para luchar por un aumento de salarios; si los compañeros desocupados, piqueteros, se tienen que reunir para organizar una manifestación, organizar un corte u organizar una movilización, vengan a hacerlo al local del Partido Obrero.


 


El local del Partido Obrero está abierto a todos los luchadores.


 


Guerra civil en el campo


 


Compañeras y compañeros. La Argentina, en este momento, es un país donde abunda el dinero. Todo, todo, todo es abundante en la Argentina de hoy en materia de plata. Al gobierno de la Provincia del Chaco le sobra plata; al gobierno nacional no sólo le sobra la plata sino que anda todos los días festejando el superávit. Las grandes empresas manifiestan enormes ganancias en sus balances. Nunca han ganado tanto. Nunca el precio de la soja estuvo tan alto; nunca estuvo tan alto el algodón; nunca estuvo tan alto el petróleo; nunca estuvo tan alto el citrus; nunca se cotizó tan alto la uva; nunca se cotizó tan alto el aceite. Argentina está podrida en plata. Es importante este señalamiento, porque esta Argentina podrida en plata sigue siendo una Argentina de miseria social.


 


El dinero está abundando y la miseria prosigue e incluso se acentúa porque el problema es la organización capitalista de esta sociedad. Las buenas condiciones para la producción van en beneficio de una oligarquía que domina las fábricas, los bancos, las tierras. Una oligarquía a la cual esta riqueza le incentiva la codicia.


 


En el Chaco, el gobierno está rifando las tierras fiscales para los especuladores, los testaferros de las grandes compañías. Este despojo del patrimonio fiscal vulnera la Constitución del Chaco, que prevé su adjudicación a pequeños agricultores. Asistimos en este momento a un verdadero saqueo del patrimonio agrario del Estado chaqueño en beneficio de especuladores que revenden estas tierras a las grandes compañías para construir nuevos latifundios que explotarán a nuevos trabajadores y expulsan de sus tierras a los campesinos.


 


No sólo las tierras fiscales; también las tierras en manos de campesinos, tierras en manos de aborígenes. Como ocurre en El Impenetrable. Son expulsados de las tierras. Son atacados, inclusive por bandas armadas de los propios latifundistas. Los que piensan que las masacres de 1926 en el Chaco, que las masacres de 1947 en Formosa, son una pesadilla de la historia, están equivocados.


 


No se crean que es un problema del Chaco. Esto ocurre en el norte de Salta; esto está ocurriendo en Santiago del Estero, donde a los campesinos se les priva del agua para que abandonen la tierra y se pueda extender el latifundio; esto ocurre en Tucumán y ocurre en Catamarca. Se incendia para deforestar, para eliminar los bosques y crear grandes latifundios de soja o de otro tipo de producción que en este momento reciben un alto precio en el mercado mundial, y se expulsa a los campesinos.


 


Formosa, Chaco, Corrientes, Salta, Tucumán, Jujuy, Catamarca están sufriendo una verdadera seguidilla de expulsiones de los trabajadores del campo. En la Cordillera, en Catamarca, donde a las empresas mineras se les ha entregado la explotación del cobre y del oro, expulsan a los campesinos que viven desde hace centenares de años en las faldas de la Cordillera. Los gobiernos son cómplices de la expulsión de los campesinos, como Angel Rozas y como Nikisch; son cómplices de lo que está ocurriendo en el campo chaqueño desde hace tiempo.


 


Como ustedes ven, compañeros, no es un problema de plata sino de la organización capitalista, donde la riqueza es acaparada por una minoría, la cual acentúa su ofensiva sobre los trabajadores. Para incrementar aún más su riqueza, para extenderla, para profundizarla. El capitalista piensa que si él no se queda con la tierra del campesino, va a venir otro capitalista y va a echar a ese campesino. El capitalista sólo piensa eso, y tiene razón. Los capitalistas compiten entre sí para ver cómo acaparan toda la riqueza.


 


Desnutrición, jubilaciones


y salarios


 


Lo mismo ocurre con el Estado capitalista. Aunque hay superávit fiscal, en Barranqueras están modificando la forma en que se clasifica la desnutrición infantil, no sólo para mostrar que en Chaco no hay desnutrición infantil, sino también para disminuir las partidas de lpresupuesto dedicadas a la asistencia social. Hemos recibido denuncias de la existencia, dentro del aparato oficial, de mafias dedicadas al tráfico de adolescentes o de niños. ¿Y para qué quieren entonces el superávit fiscal? ¿Para ayudar a los chicos desnutridos? No, para pagar la deuda externa.


 


El FMI primero. En diciembre Kirchner le ha dado diez mil millones de dólares al FMI. ¿Y los chicos de Barranqueras, qué? ¡Tienen que esperar a que cobre el FMI! Que esa manga de sanguijuelas cobre diez mil millones de dólares en un solo pago. ¿Ustedes se imaginan lo que se podría hacer con diez mil millones de dólares en el Chaco?


 


Otra cosa más. Hay superávit previsional. ¿Qué quiere decir? Que la plata que entra en las cajas jubilatorias para pagar a los jubilados es mucha más que la plata que sale en pagos a los jubilados. El Anses, que le paga a los jubilados, tiene diez mil millones de pesos de superávit, pero a los jubilados no les pagan un mango. Los jubilados están ganando 390 pesos cuando la canasta de la pobreza es de 850 pesos. Por lo tanto, los jubilados están ganando la mitad de una canasta de pobreza. El gobierno tiene superávit fiscal pero el superávit fiscal sirve al pago de la deuda externa, sirve al pago de los especuladores, sirve al pago de los banqueros.


 


Kirchner y Moyano pactaron que a los trabajadores no se les puede aumentar más del 16%. ¿Cuándo va a recuperar un trabajador lo que perdió en materia de salarios desde el 2001? Los trabajadores argentinos están ganando, en promedio, menos de 800 pesos; es decir, están ganando por debajo de la línea de la pobreza. Los docentes tienen básicos de 200 y 300 pesos y tienen salarios de bolsillo, juntando presentismo y todo lo demás, de sólo 700 pesos. Es un sueldo de miseria. Es un sueldo de destrucción de la docencia. Tienen plata pero no aumentan a los docentes. Sin embargo, hablan todo el tiempo de planes de educación. (Aplausos)


 


Compañeros, estoy trazando este balance de la situación que tiene el país para explicar dónde está parado el Partido Obrero. Nos definimos a partir de un análisis de la situación. Entonces, ante esta enérgica lucha de los trabajadores del agua por un salario igual al costo de la canasta familiar, de 1.800 pesos, el Partido Obrero los apoya. Vamos hasta el final. Los 1.800 pesos son justos. (Aplausos)


 


Repsol-YPF y Petrobras están ganando fortunas. El otro día salió la foto de Lula con la camiseta celeste y blanca, pero tenía la publicidad de Petrobras. No era un brasileño con la celeste y blanca sino un agente de un monopolio del petróleo controlado por los fondos de inversión de los Estados Unidos, que se ponen el nombre Petrobras, como Repsol se pone el nombre de YPF, para engañar a los argentinos y engañar a los brasileños. Petrobras no es brasileña y Repsol-YPF no es argentina. Repsol y Petrobras están controladas por los grandes fondos de inversión de Estados Unidos y Gran Bretaña. Ganan una barbaridad; se jactan de ganar una barbaridad y los compañeros petroleros de Las Heras están presos por reclamar aumento salarial y por reclamar el encuadramiento sindical.


 


Ayer mismo me encontré con compañeros petroleros de Neuquén, y me confirmaron que allí se observa lo que ya sabemos que ocurre en muchos lugares del país: que Repsol-YPF no tiene obreros. Tiene contratos con numerosas empresas chicas o truchas. Dividen a los obreros del petróleo en treinta empresas diferentes para impedir que luchen en común y para matarlos de hambre. Están trabajando en pozos, en el frío, en la Patagonia, con siete o diez grados bajo cero, permanecen en los campamentos quince días sin ver a la familia… y estos sátrapas no les quieren dar un aumento salarial y mandan la Gendarmería para meterlos presos.


 


Con esto, compañeros, les quiero decir que Argentina ha salido transitoriamente de la gran crisis de 2001, ha encontrado una onda de recuperación, al menos transitoriamente, y nada de esto beneficia a los trabajadores en forma auténtica. Hay mayor precariedad laboral, pero los trabajadores quieren que se reconozcan plenamente sus derechos. Hay una lucha general.


 


El Partido Obrero, en esta etapa que estamos viviendo, en cada una de las provincias, se propone lo siguiente. Frente a todos estos problemas —desde la desnutrición infantil hasta la expulsión de los trabajadores del campo, la pérdida de derechos laborales, la falta de trabajo, la falta de viviendas, los planes de vivienda truchos— el Partido Obrero del Chaco lanza un plan de lucha. Iremos a las poblaciones de donde vienen las denuncias, haremos congresos, actos, mitines, movilizaciones, y nuestro plan de lucha es poner en pie al pueblo del Chaco por sus reivindicaciones, para imponérselas a los gobiernos y para llevar a la victoria las aspiraciones del conjunto de los trabajadores del Chaco. (Aplausos)


 


Crisis política


 


Este es un aspecto de nuestro balance. ¿Cuál es el otro aspecto? Salimos de la crisis de 2001. Se decía “que se vayan todos” y volvieron todos. ¿Volvieron todos? Volvieron todos, pero volvieron mal. Volvieron con heridas. Volvieron con desprestigio. Volvieron destruidos. La Unión Cívica Radical en la República Argentina no existe más. La clase capitalista se ha perdido un partido político entero después de lo de De la Rúa. Hay una crisis política general. Se están dividiendo absolutamente por todos lados.


 


¿Y el peronismo? Hoy le propuse a una radio que supusiéramos que lo sacamos a Kirchner de la Argentina y lo mandamos, digamos, a Finlandia y lo dejamos allá seis meses. ¿Qué ocurriría? Que con Kirchner en Finlandia, se terminó el peronismo. ¿Hay algún líder peronista, una organización peronista que pueda sacar tres votos? No. Es el dominio del aparato del Estado lo que les da algún aire a los punteros peronistas. Kirchner está desesperado, tratando de levantar autoridad. En Chaco, tratando de comprar a Nikisch, que es un radical, lo cual ha abierto una fuente de crisis con los peronistas del Chaco.


 


Kirchner está comprando radicales y ahora se ha comprado a Luis Barrionuevo, autor de frases célebres como “dejemos de robar dos años…” y “yo soy un recontra-alcahuete de Menem”. Con esta gente, Kirchner trata de montar poder político. Es decir, se ha salido transitoriamente de una gran crisis, pero el cuerpo político de la clase que explota a los trabajadores argentinos no se levanta más. El peronismo y el radicalismo, como fuerzas que en su momento fueron, uno con Yrigoyen, el otro con Perón, factores de movilización del pueblo argentino, están muertos. El Partido Obrero se declara dispuesto a luchar para enterrar políticamente a los partidos radical y peronista, y que en Argentina gobiernen los trabajadores con partidos fieles a la clase obrera. (Aplausos)


 


Kirchner es como aquellos timberos que a medida que van perdiendo apuestan más. “Recupero en la próxima”, dicen. Ahora Kirchner dice: “Voy a tratar de ser Perón, el 25 de mayo levanto las vallas que impiden al pueblo manifestar en Plaza de Mayo y hago una manifestación oficialista desde el balcón. Salgo y quizá por un minuto sea Gardel”. A Galtieri, un alcahuete también le dijo: “General, goce de este minuto de popularidad”, cuando salió al balcón para festejar la ocupación de Malvinas.


 


Regimentación


 


¿Por qué Kirchner convoca el 25 a Plaza de Mayo? ¿Qué es lo que lo anima? ¿Cuál es su propósito? ¿Cuál es su finalidad? Ha dicho: “Vamos a hacer la concentración del 25 de Mayo para recuperar la Plaza de Mayo”. Esta es la finalidad. ¿Recuperarla de quién? ¿De los ingleses? ¿Vino la flota inglesa y ocupó la Plaza de Mayo? No. No pretende recuperar la Plaza de los ingleses, sino de los luchadores que protagonizamos el Argentinazo, que venimos haciendo las grandes manifestaciones contra el menemismo y que desde 1990 hemos sido los protagonistas exclusivos de la plaza histórica de las movilizaciones populares.


 


Lo que Kirchner quiere es la derrota del movimiento popular. Lo que Kirchner quiere hacer es controlar y regimentar las organizaciones populares. Va a estar Barrionuevo. Va a estar Hebe de Bonafini. Va a estar D’Elía. Van a estar los punteros de Duhalde. Kirchner llama a una movilización para expulsar de la Plaza de Mayo a los trabajadores que luchan, para regimentar sus organizaciones, para someter completamente a los sindicatos e imponerles un tope salarial, para someter a los piqueteros a través de los D’Elía y los Barrios de Pie, para poner a los organismos de derechos humanos al servicio de la política del gobierno mientras se reprime en Las Heras, se reprime en San Julián, se reprime en el Subte, a los trabajadores que luchan. Los luchadores defendemos a estos compañeros. Pero, ¿qué están haciendo los organismos de derechos humanos? Han sido cooptados a la política oficial.


 


Hoy señalé, también en una radio, que Macri y todos esos en realidad apoyan a Kirchner. De ninguna manera son opositores. ¿Por qué no son opositores? Porque no se los ve movilizando a nadie. ¿Macri es opositor a Kirchner? ¿A quién le entregó Kirchner el Ferrocarril Belgrano Cargas con un subsidio de 800 millones de dólares? A Francisco Macri, el papá de Mauricio Macri. ¡Qué clase de opositores son que se ponen de acuerdo sobre 800 millones de dólares! Lo que los Macri hacen es, en realidad, una cosa diferente. Macri dice: “a nosotros ahora no nos conviene gobernar; el pueblo todavía hace piquetes; el pueblo todavía convoca actos en Plaza de Mayo; el pueblo todavía obstaculiza que se instalen papeleras contaminantes en Uruguay; el pueblo va a la huelga; los mineros de San Julián ocupan la mina reclamando aumentos salariales; los chicos de la Fuba están librando una gran lucha para impedir que las camarillas profesorales terminen de destruir a la universidad”.


 


Entonces Macri dice: “yo no puedo gobernar ahora; no tengo los recursos políticos para decirle a Hebe de Bonafini quedate conmigo, a Estela de Carlotto, 'quedate conmigo', a Moyano, 'quedate conmigo', a D’Elía, 'quedate conmigo'". “No tengo recursos para regimentar al pueblo”, dice Macri. “Lo que yo tengo que hacer, dice Macri, es dejar que gobierne Kirchner, que Kirchner derrote a los trabajadores con estos recursos, con la regimentación, con la domesticación, y una vez que estén derrotados, será mi turno”. “Cuando no haya un piquete que me joda, cuando no tenga ninguna huelga que me moleste, ahí podría gobernar yo”.


 


Kirchner está haciendo el trabajo sucio contra el movimiento popular para que después pueda venir cualquier alcahuete de los capitalistas.


 


El Partido Obrero denuncia el intento de regimentación del kirchnerismo, llama al movimiento popular a luchar contra esta regimentación, a desarrollar la independencia de clase, la independencia de los trabajadores frente al Estado y frente a los gobiernos patronales; a organizarse, a reforzar la lucha, a construir un partido de los trabajadores y abrir de este modo un camino victorioso para que la Argentina sea gobernada por los trabajadores.


 


Desintegración latinoamericana


 


Kirchner dice: “yo soy nacional y popular”; pero está presidiendo una mayor desintegración nacional de América Latina. En los diarios de los últimos días hemos visto que se ha quebrado el Pacto Andino, que el Mercosur está hecho pelota, que las naciones latinoamericanas se están desintegrando más que nunca. Esto ocurre cuando gobiernan Lula, Tabaré Vázquez, Kirchner, Evo Morales. Gobiernan los nacionalistas, los centroizquierdistas, los progresistas. Bajo su gobierno, América Latina se divide. Quiere decir que estas corrientes políticas son incapaces de dar una lucha eficaz contra el imperialismo y de unir a América Latina. En estas circunstancias, el Partido Obrero señala que sólo un gobierno de trabajadores será capaz de unir a América Latina en serio, a sus obreros y campesinos, y por primera vez, conquistar la plena independencia y las posibilidades de un desarrollo independiente. (Aplausos)


 


Para Chaco y América Latina se plantea la unidad de los obreros y los campesinos. Gestión obrero-campesina de las tierras fiscales y del Instituto de Colonización. Comités agrarios para defender las tierras. Congreso de bases obrero y campesino.


 


Este es nuestro programa. Para eso está este local. Para eso convocamos a este acto. Vamos compañeros, adelante.

También te puede interesar:

Un “guiño” al imperialismo yanqui en aras de la renegociación con el FMI.
El subsecretario del Tesoro condicionó el apoyo en el FMI a un mayor ajuste y concesiones al capital.
Capitanich anunció aumentos y una inversión millonaria para la policía provincial.