28/12/2020
ELECCIONES 2021

Las Paso y la guerra por el control del PJ bonaerense

La ofensiva del kirchnerismo por el control de la estructura partidaria del PJ bonaerense fue en paralelo al frenazo legislativo de la eliminación de las Paso.

El kirchnerismo largó la iniciativa de propiciar un recambio forzoso de las autoridades del PJ de la provincia de Buenos Aires, para imponer como presidente a Máximo Kirchner. Esto implica adelantar el recambio de autoridades que debía realizarse a fin de 2021 y quebrar el acuerdo de alternancia entre el actual presidente, Gustavo Menéndez, intendente de Merlo, y Fernando Gray, de Esteban Echeverría, que vienen alternando el liderazgo.

El choque del kirchnerismo con los intendentes por el control del partido en la provincia de Buenos Aires viene desarrollándose desde principios de diciembre y fue escalando y tomando estado público. Este domingo, el mismo Alberto Fernandez respaldó implícitamente a Máximo en una entrevista radial. Previamente, las negociaciones para garantizar el recambio venía llevándolas adelante el ministro del Interior y militante camporista Wado de Pedro.

La asunción adelantada de Máximo Kirchner en el PJ bonaerense sería una señal política de cara al armado de las listas de 2021. Y tiene una implicancia nacional, porque se toca con el debate de las Paso.

La suspensión de las Paso en 2021, más allá de la oposición de Larreta y Vidal, debía chocar con un escollo interno en el PJ: la necesidad de garantizar un ordenamiento de candidaturas en 2021 entre los sectores integrantes del Frente de Todos. Desde el principio de la embestida de los gobernadores para suspender las Paso, circularon versiones de la posibilidad de referentes camporistas de armar listas para competir con los intendentes actuales del Frente de Todos.

El nombramiento de Máximo Kirchner como jefe del PJ colocaría el armado de listas más directamente bajo control K en la provincia de Buenos Aires, al mismo tiempo que comenzaría a definir los términos de un acuerdo interno en el Frente de Todos. Si se suspenden las Paso, las candidaturas pasan a ser definidas directamente por los organismos de dirección partidarios.

¿Allanará esto la resistencia K a eliminar las Paso? Lo que es cierto es que todavía queda en pie el escollo más importante para la suspensión de las primarias. Por la negativa de Larreta y de la mayoría de Cambiemos en el Senado de la provincia de Buenos Aires, habría Paso en CABA y para cargos provinciales de PBA. Por lo tanto, una gran parte del electorado debería concurrir igual a votar en las internas. Por el peso de Capital y PBA, se trataría de una encuesta con capacidad de ordenar a la oposición en los distritos de mayor peso electoral. Así, el oficialismo cargaría con el costo de la suspensión de las Paso sin que, realmente, sean suspendidas.

De todas formas, el reclamo de los gobernadores, con aval del Ejecutivo, sigue su curso, y es posible que Fernández incluya el tema en el temario de extraordinarias del Congreso de la Nación.

En cualquier caso, el debate sobre la suspensión de las Paso muestra cómo los partidos del sistema manipulan el régimen electoral en función de sus propias conveniencias. Cambiemos, cuya cúpula actualmente rechaza la suspensión, la había propuesto contra el PJ en 2019, con un proyecto de Pablo Tonelli.

En esta nota