27/08/2021
Elecciones 2021

Los absurdos más grandes de la campaña hacia las Paso

Candidatos desorientados y estafas políticas.

En una campaña electoral marcada por el descontento y la apatía, que amenazan con una oleada de “voto bronca”, los planteos de diferentes fuerzas políticas acentúan la situación: desde absurdos manifiestos hasta estafas políticas, parece que se pretendiera tomar explícitamente el pelo a los votantes. Veamos:

1) Nacionales y populares que viven y gobiernan en favor de los countries: la candidatura de Victoria Tolosa Paz, que habita una mansión de 857 metros cuadrados en un barrio privado, en nombre del Frente de Todos, es un símbolo de un gobierno que venía a “sacar la plata de los intereses de las Leliq para aumentar las jubilaciones” y terminó agravando la miseria jubilatoria que dejó Macri y multiplicando el pago de intereses de Leliq a la banca. Robin Hood, pero al revés.

2) Hablar de libertad y defender la dictadura: los llamados “liberales” llevan en sus listas a defensores de la dictadura (como Victoria Villarruel en la lista de Javier Milei), son antiaborto legal (antiderechos) y se referencian en pensadores (como Von Hayek) que defendieron el pinochettismo. Su defensa de la libertad, lo dejan claro, es la defensa de la libertad empresarial para explotar hasta la ultima gota de sangre a la clase obrera.

3) Javier Milei se presenta como crítico de la casta política, pero según él Menem fue “el mejor presidente de la historia”. Defiende así al impulsor del mayor robo contra el presupuesto del Estado de toda la historia Argentina, el ciclo de privatizaciones y endeudamiento menemista, que terminó en la crisis del 2001 y llevó al país a niveles récord de pobreza y desocupación.

4) Hablando de Menem, todos son/fueron menemistas. Milei elogia a Domingo Cavallo, quien en su momento llevó en su lista a Alberto Fernández. Otro que arrancó con Duhalde en los ‘90 fue Rodríguez Larreta. Los Kirchner, por esa época, trabajaban activamente por la privatización de YPF desde la gobernación de Santa Cruz. El “mejor gobierno de la historia” de Milei parió a los representantes más prominentes de los partidos a ambos lados de la grieta.

5) “Volver… con la frente marchita”. Así vuelve María Eugenia Vidal, después de haber hundido la provincia de Buenos Aires durante su gobernación, a la candidatura en la Capital. Al electorado porteño le ofrecen la versión devaluada de una gobernadora bonaerense frustrada. Como cuando volvés a lo de tus viejos después de un divorcio, la vuelta de Vidal a la Ciudad muestra hasta qué punto la crisis y las internas de Cambiemos son el resultado de su fracaso rotundo en el gobierno.

6) Una brújula para Randazzo. La campaña de Florencio Randazzo arrancó recreando con insultos varios una conversación con Cristina Fernández en la cual la entonces presidenta trataba de convencerlo de ser candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, para cerrar diciendo: “le dijo que no a Cristina, te dijo que sí a vos” (?). Pretender transformar una disputa por un cargo en una causa nacional es, al menos, extraño. Remata con un nuevo spot donde insulta a quienes gobiernan por insultarse entre ellos (?). Lleva en sus listas a dirigentes de organizaciones sociales, pero se la pasa atacando las medidas de fuerza del movimiento piquetero. Hace campaña abierta por la reforma laboral.

7) El peronismo con olor naftalina quiere un ajuste. El spot de Guillermo Moreno reivindica, desde un ferretero bigotudo con estética vintage, la política de superávit comercial y fiscal del duhaldismo y el kirchnerismo “de los orígenes”. El reclamo de superávit fiscal para pagar deuda hace empalmar a este peronista originario con los reclamos del Fondo Monetario. El pago “serial” de la deuda externa, a full. Respecto del superávit comercial, se olvidó de que el de la época de Duhalde fue el resultado de una brutal devaluación de la moneda que multiplicó la ya enorme pobreza de la convertibilidad.

8) ¡El FMI ya volvió, Altamira! La consigna de Jorge Altamira: “Si los votás, vuelve el FMI”, es extemporánea. El FMI es un activo protagonista de la vida política nacional en los últimos dos gobiernos, Macri endeudó el país en 44.000 millones con el Fondo, Alberto paga puntualmente los intereses usurarios, la deuda defaulteada no dejó de negociarse y los gobiernos nunca dejaron de seguir sus “consejos”: por eso impulsan un plan de ajuste, incluida la eliminación  del IFE  en plena pandemia.

9) Romper la izquierda en nombre de la unidad de la izquierda. El MST, que dividió la lista de frente único del Frente de Izquierda Unidad para ir a las Paso en absoluta soledad, hace un spot llamando a romper “el techo sectario del FIT”. Mas allá del despropósito comunicativo de semejante consigna, les preguntamos a los compañeros ¿Quién es el sectario si todas las fuerzas políticas del FIT-U se pusieron de acuerdo en una lista salvo ustedes, que presentaron una lista en soledad en las Paso? ¿Quién, si la campaña de la lista unitaria del FIT-U se concentra en denunciar al gobierno mientras la suya se concentran en atacar a la izquierda?

Entre estas campañas del absurdo, el Frente de Izquierda Unidad resalta por su coherencia en el apoyo a todos los reclamos populares, en defensa del salario, las fuentes de trabajo, el ambiente, y el reclamo de las mujeres y diversidades. Esta coherencia la reconocen propios y extraños. El voto al Frente de Izquierda refuerza una alternativa de los trabajadores frente a quienes nos han gobernado, verdaderos responsables de la crisis que vive el país. Los candidatos del FIT-U reivindican su pertenencia a la clase trabajadora, volviendo a trabajar luego de rotar en las bancas (en el caso de Romina Del Plá, nunca dejó su cargo docente) y las listas están pobladas de quienes organizan, en sus barrios y lugares de trabajo, las luchas en defensa de cada uno de los reclamos.