21/08/2003 | 814

Los dos demonios de Carrió e Ibarra

Que la cúpula del Episcopado y sus secuaces fueron partícipes del genocidio no es algo que necesite demostración. No es, naturalmente, el caso de la diputada Carrió, sponsor de primera línea de la candidatura de Ibarra en la Capital. Sin embargo, Carrió acaba de ser reivindicada por Ambito Financiero por haber dicho que en la cuestión de la Obediencia Debida y el Punto Final, «con una lucha entre la venganza y la impunidad – dijo la señora – todo va a terminar mal» (Clarín, 3/8).


La excusa literaria de la «venganza» y la «impunidad» reflota la «teoría de los dos demonios», que adjudica la victimización de una generación argentina al enfrentamiento entre terroristas de izquierda y de derecha.


Por supuesto, ni los Ibarra, ni los Lozano, ni los Bonasso han salido a delimitarse del exabrupto de la jefa del Ari, su aliada, «primus inter pares».

En esta nota

También te puede interesar:

Para peronistas, kirchneristas y macristas, los pibes son descartables.
La referente de la Coalición Cívica boga por una mayor flexibilización en aras de la reforma laboral.
Pelea por el control de una parte sustancial del aparato del Estado.
Tapa de la edición impresa de Prensa Obrera #1580