12/10/2015

Los fondos buitre devuelven gentilezas a Scioli, Macri y Massa


En las últimas semanas, la campaña electoral estuvo surcada por las señales, más o menos desembozadas, en favor de un arreglo con los fondos buitre por parte de los principales candidatos. Si Macri ya había sido explícito, los señalamientos de Urtubey y de Mario Blejer, dos primeras espadas sciolistas, fueron inequívocos. Finalmente, los economistas de los «tres jinetes del ajuste» viajaron a la reunión del Fondo Monetario en Lima, y se prodigaron en promesas de una rápida normalización de relaciones con los usureros de la deuda. Incluso Stolbizer declaró que «Argentina está aislada del mundo», una forma elegante de pedir un acuerdo.


En este cuadro, los fondos especulativos han resuelto enviar sus propios «mensajes de campaña». El viernes pasado, los abogados de NML Capital, Aurelius y otros le propusieron al juez Griesa un mecanismo concreto de pago para la deuda de Argentina. Sin resignar el reclamo por el 100% de lo adeudado, los buitres propusieron cobrar a través de un pago proporcional que se concrete «cada vez que se paga a los tenedores de bonos reestructurados» (Cronista, 12/10).


Ese pago en cuotas asociaría a los buitres a cada uno de los vencimientos de deuda que sostenga la Argentina, aún cuando -en una negociación posterior- deban admitir algún nivel de quita. De todos modos, los buitres guardan otra carta en su favor: después de la cancelación del Boden 2015 y de la persistente sangría de divisas -100 millones diarios-, CFK-Kicillof terminarán su mandato con un Banco Central en ruinas -apenas unos 4500 millones de divisas de libre disponibilidad, el 60% de los recursos que necesitan para los compromisos de deuda de 2016. O sea que, lejos de estar asociada con nuevas inversiones, la «corriente de capitales» que auguran Scioli-Macri-Massa a cambio del arreglo con los buitres no tendrá otro destino que pagar deuda con nueva deuda, la conocida espiral que llevó a las grandes bancarrotas nacionales. En el futuro Congreso ya se puede adivinar el primer consenso que unirá a los diputados de Macri, Massa, Scioli y Stolbizer: la derogación de las leyes cerrojo, que bloqueaban el pago a los fondos especulativos. El acuerdo con los buitres, de todos modos, es sólo una precondición para acceder al «salvavidas» (de plomo) del capital internacional. Junto a ello, está la exigencia de la devaluación y de un brutal ajuste fiscal.


La «señal de humo» de los buitres es una respuesta a las «señales» previas de los aspirantes a la sucesión presidencial. Detrás de las promesas de campaña, la letra chica de los programas económicos de Scioli, Macri y Massa se está redactando en los centros financieros internacionales.


En defensa del derecho al trabajo, del salario y de las jubilaciones, hay que empeñarse a fondo en el voto al Frente de Izquierda, para reforzarlo en el Congreso y como polo político de los trabajadores.

También te puede interesar:

Silencio absoluto del expresidente, que busca su impunidad en la causa ARA - San Juan, acerca del sobreseimiento de CFK.
Por Gabriel Solano. Publicado en Infobae del 19/11.
Los nuevos desafíos de la izquierda en la Ciudad.
En la recta final hacia el 14 de noviembre, crece el apoyo al PO en el FIT-U.
Encontrá la transmisión completa en el canal de Youtube de Prensa Obrera.