15/11/2002 | 729

Los gobernadores se entregaron al FMI

Los gobernadores justicialistas se han sumado al acuerdo con la banca.


Pero el canje de la deuda de las provincias con los banqueros, ¿quién lo paga? Los trabajadores.


Con una feroz «racionalización» de los empleados públicos, del personal en los hospitales, de los planteles docentes.


Con el pago en bonos que hoy inundan las provincias y cuya desvalorización ya ha comenzado.


Con el incumplimiento del Pacto Fiscal y el desvío de los fondos de la coparticipación para garantizar el pago de la deuda con los bancos.


Los banqueros prometen refinanciar las deudas pero exigen a cambio un ajuste que supera holgadamente la reducción planteada de los intereses.


Es un fraude total. Mientras los banqueros declaran que la Argentina está en default, tratan de asegurarse un arreglo previo que les asegure el pago de sus deudas a través de una profundización de la masacre social en las provincias.


Los inventores del «pataconazo» o el «quebrachazo» en nombre de la «reactivación», se han sumado ahora al acuerdo de Cavallo y los banqueros contra todos los trabajadores y los explotados.


¿En que quedó la «Marcha Federal» contra el ajuste con la que amenazaron los gobernadores justicialistas, enganchando a las centrales sindicales?


Todas las iniciativas parlamentarias que iban a acompañar la «ofensiva» de los gobernadores *coparticipación del impuesto al cheque, derogación de los superpoderes a Cavallo* terminaron como la Marcha Federal, en la vía muerta. Con el correr de las horas, el peronismo se fragmentó casi en tantas posiciones como provincias.


¿Entonces? Entonces se acabó la ficción de resistencia. No sólo la Alianza está terminada, el peronismo tampoco alcanza a ser una alternativa de recambio.


Está a la orden del día, más vigente que nunca, el planteo del Partido Obrero de reemplazar, mediante la movilización, la lucha y la huelga general, los gobiernos decrépitos de la Nación y las provincias por Asambleas Populares Constituyentes soberanas.

También te puede interesar:

El Banco Central financia la fuga de capitales.
En el marco de una inflación sin techo y de una devaluación que se acelera. Escribe Eduardo Salas.
En el medio de las negociaciones con el Fondo.
AMT autorizó una suba del 25% en el boleto del transporte público.