Políticas

14/7/2011

|
1185

Los K persiguen a jueces previsionales

La Anses solicitó el juicio político al juez previsional Luis Herrero -pedido que ingresó al Consejo de la Magistratura- y luego lo recusó en centenares de causas de jubilados con el fin de apartarlo de la resolución de esas demandas.

Para la Anses, el juez Herrero tiene “inquina y animadversión” contra la institución, porque como subrayaron distintos diarios “Herrero es conocido por sus sentencias a favor de los jubilados -que incluyen medidas cautelares para apurar la actualización de haberes- y por sus declaraciones sobre la responsabilidad de la Anses en la alta litigiosidad previsional”. Herrero también cuestionó a la Corte Suprema porque no extiende a todos los jubilados sus propios fallos previsionales, como el de Badaro, obligando así a cada jubilado a iniciar un juicio individual.

Estamos frente a un evidente caso de persecución política por parte del gobierno “nacional y popular” en defensa de la confiscación de los jubilados, que busca amedrentar con Herrero al resto de los jueces previsionales e inclusive a la propia Corte Suprema -que viene demorando la extensión de su propia doctrina a todos los jubilados, como lo reclama la Defensoría del Pueblo.

Néstor y Cristina tienen el “mérito” de haber llevado a casi medio millón de jubilados a iniciarle juicios a la Anses, en una “movilización individual” sin precedentes -a tal punto que el edificio central del Fuero de la Seguridad Social está en riesgo de agrietarse, debido al peso de los expedientes judiciales.

El “mandamás” de la Anses, Diego Bossio, sostuvo que con sus fallos Herrero atenta contra la “sustentabilidad del sistema previsional”. Lo que no dijo es que el sistema previsional se está hundiendo porque es la principal Caja que utiliza el gobierno para pagar la deuda pública, financiar los déficits del Tesoro, darle créditos a las grandes empresas (por ejemplo a General Motors) y asegurar el “clientelismo” político, dando subsidios y computadoras a costa de los haberes de los jubilados.

El PO repudia la persecución contra Herrero, denuncia el silencio de los pares de Herrero de la Cámara de la Seguridad Social y de la propia Corte Suprema, así como la demora de la Corte en la extensión de sus propios fallos a todos los jubilados.

El PO llama a todas las organizaciones de jubilados, sociales y políticas a preparar una gran movilización a Tribunales en defensa de Herrero, por el 82% móvil y la extensión a todos los jubilados de los reajustes dispuestos por la Justicia.