05/05/2011 | 1175

Los mécanicos de Mercedes Benz no apoyan a Moyano

Debido a la poca concurrencia a River, el Smata incrementó la presión los días previos al 29. A tal punto que hasta la patronal, mediante los supervisores, aconsejaba «participar del acto». Pero todo fracasó.

En varias asambleas, los compañeros intervinieron criticando la movilización de apoyo a Moyano, sobre todo por su imagen gangsteril y mafiosa. Un compañero intervino diciendo que no pensaba asistir al acto para defender a quien se roba plata de los trabajadores para irse de vacaciones, construirse casas y armarse empresas.

El PO organizó una gran campaña de agitación en la puerta de fábrica a la mañana. Debido al impacto del volante distribuido, el Smata redactó una respuesta explicando los motivos por los cuales «todos estábamos obligados a asistir»: el apoyo al kirchnerismo y a Moyano en la puja por un lugar en las elecciones -en una clara actitud de buscar encubrir las causas judiciales que lo acechan.

Pero, luego de entregar las paritarias con un 7% en abril, después de mirar para otro lado frente al impuesto a las ganancias, por dar una vuelta de rosca más a la flexibilización laboral, permitiendo que la empresa incorpore personal con contratos por un año y cuyos salarios estarán por debajo de los efectivos por realizar las mismas tareas. Por permitir que los trabajadores realicen sus tareas pese a la inseguridad laboral, donde incluso corremos peligro de muerte (la semana pasada cayó un transformador y por algunos centímetros no aplastó al compañero que realizaba tareas allí -segundo accidentes de este tipo). Frente a todo esto, el Smata volvió a mostrar que no está del lado de los trabajadores.

El resultado fue que la abrumadora mayoría de la fábrica no subió a los micros. La gran masa se fue en autos, abarrotados de compañeros para eludir el apriete y otros por temor, subieron a los micros para rajarse rápidamente luego de llegar. En Mercedes, la burocracia va para atrás.

En esta nota

También te puede interesar:

Nueva conducción moyanista y portazo de la UTA y La Fraternidad.
Un acuerdo del que se vale el intendente Sanzio para hacer campaña y que fue facilitado por la burocracia del Smata.
La quita llega a ser tal que resulta más conveniente quedarse en casa.
Se encuentra demorado en la comisaría el secretario gremial de SMATA Rosario.
Que los sindicatos rompan con el gobierno. Por un paro y plan de lucha.