17/04/2020

Los planteos de Romina Del Plá en la reunión con Alberto Fernández

Denunciamos que la propuesta de reestructuración de la deuda es un rescate de los bonos basura y que no hay desendeudamiento. 

El viernes por la tarde se realizó una reunión de los presidentes de bloques del Congreso con el presidente Alberto Fernández. Frente a la virtual parálisis del Parlamento -que se reúne a diario con ministros, pero sin ninguna instancia real de legislación habilitada- ayer Massa (presidente de la Cámara) anunció la videoconferencia para que “el presidente cuente en 20 minutos el estado de situación general”. Para bajarle el copete a la cosa, aclaró que no se trata de una interpelación ni de una Sesión Informativa, sino del “deseo del presidente” de dialogar con “todo el arco político” “en función de la buena fe”.


Lo de la “buena fe” corresponderá para los bonistas y acreedores de la deuda (que pueden festejar la propuesta más que amistosa de rescate de los bonos basura que trascendió por estas horas), no para la dramática situación argentina, con un pueblo luchando contra la pandemia desde condiciones económicas extremas. La “buena fe” pedida por un gobierno que elogia al FMI –en boca del ministro Guzmán- es contraria a los intereses nacionales, en defensa del máximo gendarme financiero internacional.



Queremos que el presidente responda sobre la proliferación de los despidos y el ataque al salario se está traduciendo en una verdadera masacre social. Las patronales están explotando la crisis del coronavirus para imponer de hecho la reforma laboral antiobrera, bajo la anuencia del propio gobierno que las deja hacer con impunidad. El DNU contra los despidos, relegado a la “buena fe” de la clase capitalista, no lo cumple nadie. Nuestra banca reclamará como prioridad en la reunión de hoy que se prohíban efectivamente los despidos por un año y que se garanticen la integralidad de los salarios de todos los trabajadores. 


La reunión con el presidente no puede dejar de discutir el dato político más relevante de estas horas, que es la firme voluntad del gobierno en profundizar la sangría de los recursos nacionales pagando la usuraria e ilegítima deuda externa, con una propuesta se hace cuando opera una corrida hacia el dólar que otra vez presiona hacia una devaluación. En un país donde falta de todo para garantizar el cuidado y el derecho a la salud, ¡y al alimento! de la población en plena crisis sanitaria y amenaza del virus. 


Romina Del Plá va a insistir, por lo tanto, con el reclamo del no pago del total de la deuda (a excepción de los bonos en manos del Anses), denunciando que la propuesta de reestructuración es un rescate de bonos que tienen un precio basura en el mercado de deuda. Como señalamos en un comunicado de prensa del Partido Obrero: “No hay casi quita de capital y tras el período de gracia se sostienen tasas al doble de las internacionales, el total de la quita sobre capital e intereses es apenas del 32%. No hay desendeudamiento y hay que aclararle al pueblo argentino que la reestructuración abarca solo el 20% del total de la sideral deuda externa de u$s330 mil millones. No incluye al Fondo ni el resto de organismos internacionales, ni al Club de París, ni la descomunal deuda en pesos que se ha seguido pagando o refinanciando, en medio de la pandemia y las privaciones del pueblo argentino. No hay desendeudamiento”.


Massa apela a la “buena fe” porque sabe que en materia de entrega cuenta con el respaldo de toda la oposición derechista. Es sonoro el apoyo cerrado de todos los gobernadores del macrismo y el radicalismo a la política gubernamental de priorizar el pago de la deuda. Y lo hacen una vez más violando la Constitución –que establece que es potestad del Congreso Nacional legislar sobre este tema. Esta vulneración constitucional no es nueva, viene de la época de Cavallo, pero ahora el presidente cuenta con nueva herramienta para hacerlo en virtud de los superpoderes que le autorizó Juntos por el Cambio con la ley de diciembre del año pasado. 


El Partido Obrero y el FIT, por el contrario, llevarán a la reunión con el presidente el reclamo de que se avance en la única medida que puede dar lugar a que se garanticen las urgentes necesidades sociales: el no pago de la deuda, que debe ser acompañado por la nacionalización de la banca y el comercio exterior, como parte de un plan de salida a la crisis desde el campo de los trabajadores.



 

También te puede interesar:

Reclaman que el Congreso trate sus proyectos, cuando el gobierno se apresta a presentar un paquete de leyes dictado por el imperialismo.
Tapa de Prensa Obrera N°1633.
Todos el 11 de diciembre a la Plaza contra el pacto entreguista. Escribe Néstor Pitrola
Las organizaciones piqueteras reclaman por trabajo genuino y aguinaldo completo.
Fortescue pone paños fríos a los anuncios de Glasgow.
Los compromisos financieros suman casi 9.000 millones de dólares hacia marzo, mientras que las reservas internacionales líquidas están en terreno negativo.