07/09/2016

María Luján Rey: “Esa era la manera que tenía De Vido para cooptar y silenciar”

En pocas palabras, la madre de una de las víctimas de la masacre de Once describe los métodos de cooptación que usó el kirchnerismo.


“Me preguntaron si no había pensado en cambiar mi auto por uno mejor, me dijeron que sería interesante que conociera a Julio y que trabajando desde adentro podría hacer mucho más”. Con estas palabras contó María Luján Rey, madre de Lucas Menghini (fallecido en el choque del ferrocarril), la visita a su hogar una semana después de la masacre de Once por parte de dos emisarios del ex ministro de Planificación De Vido, el Julio de marras de la conversación. Se debe aclarar que el “adentro” donde le recomendaban a Rey “trabajar” se trata ni más ni menos que el interior del Estado: las oficinas ministeriales del gobierno kirchnerista. Así operaba el método de cooptación K.


María Luján Rey contó que negó la posibilidad de “trabajar” desde adentro o aceptar el guiño de la necesidad del cambio del modelo de su auto. “Me preguntaron si sabía a dónde me estaba metiendo, que era algo bastante difícil y si no me daba miedo" fueron las palabras elegidas entonces. Los métodos de cooptación, si fracasaban, podían ser convertidos en proposiciones de amenaza. Los funcionarios del gobierno kirchnerista se jugaban la revelación de los negocios en los que estaban inmersos junto a los concesionarios de las empresas ferroviarias y con el visto bueno de las burocracias sindicales comandadas, entonces, por José Pedraza. Negociados que habían llevado a la desidia sobre la seguridad que concluyó en el choque de Once y los 51 muertos. El intento de cooptación –o de atemorización, en el caso de que la cooptación no funcionara– trataba de salvar a los personeros del régimen de la posibilidad de que pagaran por sus responsabilidades.


“Esa era la manera que tenía De Vido para cooptar y silenciar –continuó Rey en la entrevista realizada por TN luego de conocida la elevación a juicio oral en la causa que involucra al ex ministro–. Pero no le salió bien. La lucha continuó”. A diferencia de otros casos, un aguerrido grupo de familiares de las víctimas de Once se resistió a la cooptación y se puso como norte la obtención de justicia, mediante la clarificación y la lucha. Rindió frutos. Que De Vido esté en el banquillo de los acusados es el resultado de este método. Un método que debe ser reivindicado cuando el gobierno macrista quiere extender los negocios de los responsables de la tragedia y cuando los K que quisieron usufructuar movimientos de lucha en su propio beneficio hoy quieren ser considerados como “oposición”, cuando allí donde gobiernan aplican el mismo régimen de ajuste y represión.


De cada lucha se pueden obtener lecciones.

En esta nota