Políticas

19/1/2022

Mendoza: 51,8% de inflación en el 2021

Por encima del índice nacional.

La Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE) dio a conocer el Índice de Precios al Consumidor para el Gran Mendoza en donde informa un incremento del mes de diciembre de un 3,7% respecto a noviembre y un acumulado anual de un 51,8%.

Durante nueve meses la inflación fue superior al 3%, llegando a un máximo de 4,8% en el mes de abril.

El informe detalla que “alimentos y bebidas” fue el número más alto respecto a noviembre con un 5,8% de aumento pero lo que llama la atención es el acumulado anual que es de un 52,8%. La “Indumentaria” tuvo un aumento de un 4,1% y una enorme suba anual del 70%. El ítem “educación”, por su parte, tuvo un aumento de 58,8% y “atención médica y gastos para la salud” mostró un acumulado del 56,8% en 2021.

Estos datos superan ampliamente la irrisoria pauta inflacionaria del 29% establecida en los presupuestos nacional y provincial del 2021, con el objetivo de anclar los salarios y las partidas sociales.

En el 2021, el gobierno provincial ejecutó un decreto que establecía un aumento salarial para los trabajadores estatales del 20% en cuotas y un bono en negro también en cuotas, luego fue actualizado antes de las elecciones Paso con sumas en negro que no fueron significativas y que dejaban los salarios base de los trabajadores en condiciones paupérrimas. Esto fue acordado por las burocracias sindicales de ATE, Ampros y otros gremios

En los municipios la realidad fue algo más triste ya que se registraron aumentos incluso del 10% firmados por las direcciones sindicales y un aluvión de bonos en negro que se correspondían con la maniobra de Rodolfo Suárez a nivel provincial.

Esto, a pesar de que los municipios se encontraron en superávit. Lo anterior llevó a que se produjeran algunas fricciones con el gobierno de la provincia, que reclamó a través de los medios descentralizar algunos gastos provinciales a los municipios ya que tenían fondos para costearlos.

La prioridad en los gastos del gobierno está lejos de satisfacer a los trabajadores. Mientras se consagra una inflación superior a los salarios, el gobierno financió durante el 2020 a empresas como IMPSA o las grandes empresas constructoras que indexaron las obras públicas al valor del dólar.

Los trabajadores, por su parte, ante la caída del salario por el peso de la inflación sumado a las paritarias a la baja, priorizaron el consumo de alimentos, uno de los ítems que más aumentaron, incluso por encima del promedio de inflación.

Para el 2022 se proyecta una inflación aún más alta. El gobierno provincial se encuentra frente a pagos de intereses de deuda, los cuales afrontará descargando nuevamente un ajuste sobre las paritarias estatales, con la anuencia de los gremios burocratizados. A esto se le suma los tarifazos decretados recientemente por Suárez sobre el agua, la luz y transporte.

Se avecinan tensiones, los trabajadores de manera organizada debemos tomar las riendas y luchar por lo que corresponde.