01/06/2021

Mendoza: por una asamblea del FIT-U

A los partidos del Frente de Izquierda - Unidad.
Comité Provincial del Partido Obrero

A continuación, compartimos el texto enviado por el Comité Provincial del Partido Obrero de Mendoza a las otras organizaciones del Frente de Izquierda – Unidad.

Compañeros, les enviamos esta carta para proponer que el FIT-U tome en sus manos la convocatoria a una asamblea de los militantes, simpatizantes y sectores en lucha.

Nos parece una medida urgente impuesta por la realidad para que se expresen en el plano político las grandes luchas del pueblo explotado del último tiempo. Votemos una plataforma política de salida a la crisis y un plan de acción en consecuencia.

Han sido los trabajadores de la salud los que alertaron por los escasos recursos, la falta de camas y personal capacitado. La gran lucha, con movilizaciones, asambleas y paros que impulsaron los auto convocados y Sitea, quebraron el corsé que impone ATE y el Ministerio de Salud. Los trabajadores de la educación, con el SUTE, rechazaron la paritaria de hambre de Suárez [gobernador de la provincia] y frenaron en seco el proyecto de reforma privatista de la educación.

El movimiento piquetero se ha transformado en una barricada contra el hambre y al mismo tiempo va forjando fuertes lazos con los trabajadores ocupados que luchan contra los despidos y por salario. Sin lugar a dudas el gran paro vitivinícola marcó un antes y un después porque significó la intervención del proletariado de bodegas y viñas con los métodos históricos de la clase obrera: la asamblea, la movilización y el piquete en puerta para garantizar la huelga.

No se puede dejar de mencionar a las obreras y obreros de La Terre que rechazan la venta trucha de la empresa. Las asambleas del agua que mantienen el alerta contra la megaminería, que el gobierno de Fernández pugna por imponer en todo el país con represión contra los que luchan. Y las protagonistas de las grandes puebladas contra la violencia de género y los femicidios.

Mientras franjas enteras de la población padecen las consecuencias de la pandemia, que a su vez potencia la crisis social, los principales líderes del gobierno provincial de Cambiemos junto al Frente de Todos han montado un verdadero espectáculo de pirotecnia verbal. Ninguno establece planteos claros que den respuesta a las necesidades populares. Se esfuerzan por mantener una polarización que oculta sus intereses comunes: la defensa del ajuste y el pago de la deuda, aún más criminal en medio de una pandemia y una enorme crisis social.

Esta situación refuerza la necesidad de una acción unificada del FIT-U, llamando al conjunto de los luchadores a poner en marcha una gran movilización política.

Catástrofe oficial y opositora

Nuestro país rankea mundialmente entre los primeros en contagios y fallecidos por millón de habitantes, la pandemia golpea duramente. La provincia no es la excepción: hospitales colapsados, estadísticas manipuladas, trabajadores y profesionales agotados, salarios de miseria y en muchos casos precarizados.

El gobierno de Alberto Fernández viene priorizando acuerdos con el capital financiero, primero los bonistas, ahora el FMI y el Club de París, sin dejar nunca de pagar los intereses. Los anuncios del crecimiento de reservas, para pagarle a los buitres, contrasta con el 0% de fondos para hacer frente a la pandemia del presupuesto 2021. Juntos por el Cambio se mantiene en silencio, porque claramente es defensor de los intereses del capital financiero internacional.

En Mendoza, oficialismo y oposición vienen votando juntos los presupuestos de ajuste, las leyes de emergencia, la renegociación de la deuda pública y la toma de nuevos créditos. Cierran filas en defensa de las patronales bodegueras contra los trabajadores de viñas y bodegas, también lo hicieron para el rescate multimillonario de IMPSA. Cuando se trata de preservar el interés de los “dueños de Mendoza” no existe grieta.

En nombre de la pandemia se ha impuesto una reforma laboral en la práctica, que ataca la jornada laboral, las condiciones de trabajo y los salarios. Las centrales y sindicatos, dominados mayoritariamente por el Frente de Todos, hacen la vista gorda y en nombre de “garantizar la gobernabilidad” se esfuerzan por neutralizar cualquier reclamo y acción de lucha de los trabajadores.

El manejo criminal de esta pandemia se revela también en el trato a los trabajadores de la educación que se enfrentan nuevamente a la presencialidad sin tener en cuenta las condiciones epidemiológicas, una medida que el gobierno nacional impulsó en su momento y que ahora todavía defienden los gobernadores del PJ en diferentes provincias. Esa medida en la provincia no se detuvo y cuesta día a día la vida de más trabajadores de la educación y la ruptura de miles de familias por quienes ven la educación como guardería del Estado.

La pandemia ha potenciado la crisis social, que se arrastra desde hace mucho tiempo. Casi la mitad de la población de Mendoza está por debajo de la línea de pobreza y la desocupación superó los dos dígitos.

La realidad es inapelable: el manejo de la crisis social y sanitaria por parte de los gobiernos nacional y provincial está resultando en una verdadera catástrofe. La opción que se les presenta a quienes viven de su trabajo es arriesgar la vida o hundirse en la pobreza.

Preparemos una asamblea de la izquierda y los trabajadores

El FIT-U y los trabajadores que luchan están llamados a tomar un rol activo, a intervenir colocando en agenda los principales problemas de las familias trabajadoras

Es necesario una acción militante y de organización de miles y miles que rompa la polarización trucha y plante bandera en defensa del trabajo, el salario y la vida, que coloque en el centro del debate la necesidad de una educación para elevar la instrucción general del pueblo que lógicamente está contrapuesta el negocio de la educación privada y las “necesidades del mercado”. Que plantee la necesidad de un sistema de salud único, bajo dirección de los trabajadores que claramente atenta contra el interés de los mercenarios de la salud privada.

Necesitamos poner sobre la mesa la urgente necesidad de una reorganización integral de la producción del campo, sobre la base de satisfacer las necesidades sociales como alimentarse y no de la acumulación privada. También plantear la suspensión del pago de la deuda usuraria para utilizar esos recursos y poner a trabajar las fábricas que cerraron en el último periodo y abrir otras de para abastecer de alimentos hospitales y escuelas.

Necesitamos que suene el grito de la Mendoza profunda, de la Mendoza que vive de su trabajo para dar la batalla en todos los planos contra quienes durante décadas se han alternado en el gobierno para llevarnos a la angustiosa situación en la que estamos.

Le proponemos a las direcciones de los partidos del Frente de Izquierda que convoquemos de manera unificada a una asamblea de la izquierda y los trabajadores, para forjar una alternativa propia, que vote un programa de salida a la crisis y un plan de acción en consecuencia.

   

También te puede interesar:

Justificó una nueva licencia haciendo una defensa del gobierno de Alberto Fernadez y cargó contra Macri.
Jornada de lucha contra el gobierno de Bolsonaro. Marchas masivas y actos en todo el mundo.
Solo el Frente de Izquierda Unidad se pronunció por su libertad.
Hoy el dirigente del PO-FIT arriba a la provincia.
Traducir el descontento en una potente lucha de millones de jóvenes contra los partidos patronales y por el socialismo. La necesidad de concretar un congreso abierto del FIT-U.