18/07/2013 | 1277

Merlo: llevemos la izquierda al Concejo Deliberante

Para que haya una oposición consecuente

Frente a la disgregación política que sufre, el oficialismo K se apoya en los sectores más reaccionarios. En Merlo, esto se puede constatar en el inquebrantable sostén a Raúl Othacehé, quien gobierna desde hace 22 años mediante un régimen de patotas, espionaje y persecución.


Del otro lado, los partidos de ‘oposición’ se han adaptado a su totalitarismo: el radicalismo, dividido e integrado al FAP, y todas las listas del PJ llevan en sus listas locales a gente de Othacehé.


El FAP y Nuevo Encuentro, desde sus bancas, han claudicado en desenvolver una política consecuente en defensa de las libertades democráticas en Merlo: esta pseudo oposición aprobó el presupuesto municipal, lo que no es otra cosa que un aval a la política de Othacehé.


Sabbatella llegó a un acuerdo con Othacehé, bajó su lista en Merlo y juntos integran listas para las legislaturas provincial y nacional (ver nota). ¿Puede haber algún progresismo en una lista que encabezan los Othacehé, quienes han defendido a los Cirigliano (responsables del vaciamiento criminal del ferrocarril), que mantienen a la mayoría de la población sin agua potable ni cloacas, con cortes de luz y sin gas; que enfrentan la lucha de los trabajadores (docentes, médicos, del transporte); que persiguen y regimentan a la juventud?


La que sí presenta lista local es María Sabbatella, una portadora trucha de apellido colocada por el intendente para enganchar a algún despistado, la que en 2011 recogió cuatro mil votos.


Lula Cepeda, de Libres del Sur, busca aparecer como "la alternativa progresista que no se vende", pero sus candidatos en el Concejo Deliberante no escaparon a la compra de voluntades por parte del intendente. Por lo demás, ¿cuánto queda de incorruptible en un armado que, tras un interregno kirchnerista, reemplazó la imagen del Che Guevara por la de Stolbizer y Alfonsín? Hace rato que estos "progresistas" renunciaron a convertir su banca en una instancia de denuncia y movilización popular contra el régimen, circunscribiéndose a la más modesta vía judicial.


En Merlo, la oposición que lucha consecuentemente por la defensa de las libertades democráticas y los derechos del pueblo trabajador es el Partido Obrero y el Frente de Izquierda.


Todo auténtico progresista o luchador democrático debe tener claro que, el 11 de agosto, contra Othacehé y su mafia, hay que reunir el voto obrero, juvenil y popular apoyando a la lista del Frente de Izquierda. Reclamamos el más irrestricto respeto a las libertades democráticas, el derecho de reunión, de opinión, de petición, el libre uso de los espacios públicos y, fundamentalmente, el derecho de protestar frente al poder político. Votemos a la lista del Frente de Izquierda, conquistemos una bancada de verdadera oposición en el Concejo Deliberante de Othacehé.