11/03/1999 | 618

Mes de la Prensa Revolucionaria

Durante el mes de marzo, el PO se concentrará en impulsar la colocación de la Prensa Obrera.


1999 será un año de grandes luchas y definiciones políticas. Para influir en ellas hay que formar una vanguardia obrera y juvenil con conciencia socialista revolucionaria.


El instrumento más importante en esta tarea es la consolidación y difusión del periódico. En este mes, las regionales del PO se abocarán a una nueva campaña de suscripciones y resuscripciones a la Prensa Obrera.


Se trata lógicamente de cantidad, pero también de calidad: a qué sectores de la vanguardia llegan las posiciones clasistas del PO.


En Córdoba, luego de la Campaña Electoral de diciembre, tienen el objetivo de llegar a las 300 suscripciones; en el gremio docente hay importantes objetivos de suscripción que señalan el protagonismo partidario; entre los trabajadores estatales, donde el PO está empeñado en poner en pie una agrupación clasista; en las barriadas del Gran Buenos Aires donde están instalados los locales partidarios; en el gremio de los trabajadores de Prensa, donde se vienen librando luchas importantes; entre los metalmecánicos, que están resistiendo la ola de despidos y suspensiones; en el seno del movimiento de la Mujer Trabajadora, que protagonizará el 8 de marzo una importante jornada nacional de movilización.


El PO está impulsando la convocatoria a una Asamblea Nacional de Activistas para dar pasos concretos en el reagrupamiento de la vanguardia por una alternativa política independiente de la clase obrera. El PO irá registrando paso a paso este proceso.


A usted compañero, lo invitamos a suscribirse a Prensa Obrera y a conquistar nuevas suscripciones entre sus amigos, familiares, vecinos o compañeros de trabajo. Así lograremos poner en pie una gran Prensa Obrera.

También te puede interesar:

Aumentaron los retiros "voluntarios" y la no renovación de contratos.
El gobierno de Schiaretti valló puentes, plaza Vélez Sarsfield y el Patio Olmos.
Crece el voto que cuestiona los acuerdos salariales a la baja.
Amenazas con armas de fuego, abuso sexual y renuncia de su defensor.
Un método brutal de represión estatal que se repite.
El gobierno municipal sigue sin dar soluciones al desborde cloacal.