14/10/2010 | 1150

Moyano-Kirchner, quién salva a quién

Según Hugo Moyano, el acto en River del próximo viernes será una demostración del «protagonismo de los trabajadores». Es un «protagonismo» curioso, puesto que estarán ausentes los reclamos de la reapertura de las paritarias o un aumento salarial de emergencia, que se hacen sentir entre los bancarios, ferroviarios, docentes, papeleros y varios otros gremios. Menos aún el 82% móvil para los trabajadores jubilados, cuyo veto por parte de la Presidenta él apoya. Moyano propone establecer cajas complementarias, para compensar las reducidas jubilaciones, claro que a cambio de nuevos aportes, o sea reconstruir el negocio de la jubilación privada.

En el acto, reivindicará el proyecto de «participación obrera en las ganancias», que integra a la burocracia de los sindicatos a las patronales, pero no el camino más sencillo de un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar.

En capilla

Para las patronales, la «participación en las ganancias» debe formar parte de un pacto más general, que las burocracias sindicales hoy no tienen condiciones de imponer. Las condiciones de Moyano ya no alcanzan para convertirlo en árbitro entre las patronales y los trabajadores. Su socio Hugo Yasky acaba de ser sonoramente repudiado en la CTA; los ‘gordos’ se fueron al peronismo federal, mientras Kirchner dice que quiere volverse a Santa Cruz.

La Justicia ya tiene un frondoso prontuario de Moyano: la estafa criminal de los medicamentos falsificados, negociados en obras públicas y en transportes y trenes -más otros referidos a derechos humanos. Moyano presume de «demostraciones de fuerza», pero… en defensa propia.

El PJ bonaerense

Moyano tampoco puede «poner orden» en la guerra de clanes que recorre a los municipios del pejota bonaerense. Esta guerra ha  acentuado la crisis de inseguridad, y ahora los intendentes reclaman ‘policías comunales’ que Scioli rechaza -en defensa, claro, de los comisarios de la Bonaerense. Para someter a los intendentes, Moyano quiere hacer valer su condición de propietario de Covelia, la empresa que maneja la concesión (privatizada) del servicio de basura en doce municipios estratégicos. Se ha convertido en una suerte de Macri «sindical». Si Moyano crea sus propias listas y colectoras para la interna pejotista (Clarín, 26/9), la fuga de intendentes podría disolver al kirchnerismo.

Independencia obrera

Moyano dice que quiere pasar de factor de presión a factor de poder. Pero para la clase obrera, esto no cambiaría nada, solamente estrecharía los vínculos de la burocracia sindical con las patronales y el capital financiero. Esto no lo va a disimular el acto de la lealtad (a Moyano). Hay que echar a las burocracias que se oponen al 82% móvil y que apoyan los vetos anti-nacionales y anti-populares.

También te puede interesar:

El primer paso sería lograr una "mesa chica" integrada por la CGT y la Utep.
Especial aniversario Mariano Ferreyra. Las manipulaciones del gobierno para correr el eje de las responsabilidades.
Sobre la ocupación del sindicato de transporte por parte de una fracción opositora de la burocracia y el paro de 60 líneas por dos días.