30/07/2021

Negociados y estafas de empresas con el programa ATP

¿Quiénes son los “planeros”?
Plenario de Trabajadores Jubilados Córdoba

Durante la pandemia, 2.000 empresas hicieron operaciones de “contado con liquidación”, repartieron dividendos o recompraron acciones con el dinero que Anses les entregó como subsidio para el pago del 50% de los salarios de las y los empleados declarados. La masa de dinero entregado a estas empresas alcanzó la astronómica cifra de 200.000 millones de pesos, provenientes de fondos de Anses, según publicó Infobae el pasado 27 de julio, y da cuenta de un parasitismo patronal.

Desde Prensa Obrera denunciamos en reiteradas oportunidades que este subsidio, pomposamente llamado Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción, prácticamente eximía a las empresas del pago de los salarios de los trabajadores que figuran en su plantilla porque, en el caso de aplicar suspensiones, el trabajador afectado solo recibía el 75% de su salario (con la venia de los gordos de la CGT). En resumen, destacamos que se trataba de un subsidio para las patronales y no para los trabajadores.

También destacamos que, al no existir ningún control por parte del gobierno sobre la veracidad del estado de crisis alegado por las empresas para reclamar el subsidio, esto daría lugar a todo tipo de maniobras, tales como las que ahora saltan a la luz. Comprobada la estafa, el gobierno va a “notificar” a cada empresa involucrada la devolución del dinero recibido como ATP en cómodas cuotas.

Para otorgar una miserable Pensión Universal para el Adulto Mayor (Puam) a mujeres y hombres que cumplen 65 años y no reúnen los requisitos para poder jubilarse, se les realiza un estudio “socio ambiental”. Si el adulto mayor posee, por ejemplo, un vehículo a su nombre relativamente nuevo ya no lo recibe. La Puam es hoy de 18.000 pesos.

Hemos denunciado hasta el hartazgo el manejo discrecional de los fondos previsionales de Anses por parte del actual gobierno, como claramente queda expuesto en este escandaloso fraude. Y antes por todos los gobiernos de turno. Mientras tanto mantienen sumergidos en la miseria a millones de jubilados con haberes de 23.000 pesos que no llegan al nivel de la indigencia.

Una conclusión elemental es que Anses debe tener una dirección elegible y revocable de sus propios beneficiarios y trabajadores, antes de que el vaciamiento de esos fondos por las sucesivas intervenciones de los gobiernos que se turnan en el poder termine cuestionado el propio pago de los haberes y pensiones.

Pero también hay que sacar conclusiones políticas. ¿Cuál es el sentido de seguir votando a quienes de un modo sistemático nos roban los fondos previsionales, cuando en esto “oficialismo” y “oposición” no se sacan ventajas? En las próximas Paso hay que dejar de apoyar a estos depredadores seriales y dar un giro hacia quienes, en las calles con nuestras marchas y movilizaciones, en las tribunas parlamentarias de manera consecuente, no solo denunciamos este robo, sino que planteamos un programa que en materia previsional defiende los derechos históricos de las y los jubilados.

Hay que reforzar la defensa de las y los jubilados votando masivamente al FIT-U y dar vuelta la página. Para enfrentar el ajuste vamos con la izquierda.

 

En esta nota

También te puede interesar:

La banca del FIT en el Concejo Deliberante al servicio del derecho a la tierra, la vivienda y contra la represión.
El Estado nacional se ahorró $190.403 millones en haberes con los que pagó una parte de los $814.190 de intereses de Leliqs.
Hasta cumplir la edad de retiro los trabajadores que ya cuentan con 30 años de aporte percibirían entre el 50% y el 80% de la jubilación.
El juicio se realizaría en el primer semestre del 2022. Se lxs acusa de “usurpación por despojo”.