10/08/2020

Neuquén: oferta a los bonistas por deuda en dólares

La trastienda de un default.

La provincia hizo una oferta a los bonistas por su deuda en dólares por 900 millones.

El gobierno de Omar Gutiérrez hizo una oferta a los bonistas por su deuda en dólares por 900 millones. Lo realizó el 8 de agosto a través de un comunicado de prensa del Ministerio de Economía e Infraestructura de Neuquén.

El plazo de la oferta para que los bonistas acuerden se abrió el lunes 10 y vence el próximo 28 de agosto a las 17 horas de Nueva York. Se trata del capital e intereses de dos bonos (el Ticade con vencimiento en el año 2028 y Tideneu que vence en el año 2025 en manos de fondos buitres) y sendos préstamos tomados con el banco Credit International y Credit Suisse AG, Cayman Islands Branch. Se trata de una deuda tomada a tasas superusurarias de entre 7,5% y 8,5%.

Aunque el comunicado de prensa del Ministerio no brinda detalles, el gobernador en declaraciones sobre el tema dijo que esperan «llevar adelante un diálogo respetuoso, constructivo y racional” (RN, 10/8). Fuera de lo protocolar, todos saben que tratándose de fondos especulativos y bancos con sede en paraísos fiscales, la negociación no tendrá nada de “respetuosa”, y que lo “constructivo y racional” será para los bonistas, no para el pueblo de la provincia.

Una debacle que lleva meses

Recientemente la calificadora S&P bajó la nota crediticia de la provincia. Ya lo había hecho en agosto del año pasado. Es decir, no es la pandemia y sus consecuente freno a la actividad económica, la hidrocarburífera en primer lugar, la que deteriora la capacidad de pago de la provincia, sino que es la crisis capitalistas, la tendencia a la depresión y el fuerte proceso de desindustrialización que Neuquén vive desde hace años.

Por lo tanto el gobierno provincial llega a esta oferta a los bonistas dolarizados, en la peor situación para imponer condiciones que no impliquen un mayor ajuste sobre salarios, jubilaciones, ayuda social y los presupuestos de salud y educación. Para la calificadora, en una comunicación de marzo del 2019, la provincia “no tiene recursos suficientes”, es “débil” su administración financiera y liquidez y tiene una “elevada” deuda. Esto dicho mucho antes del DNU 566/19 (de agosto de ese año), y por supuesto de la pandemia.

Tozudamente, sin embargo, en agosto del año pasado, tanto el gobernador, como el ministro de Economía, habían afirmado que “Neuquén está firme y no va a reperfilar su deuda” (RN, 30/8/19)

A los bonistas sin eufemismos

En realidad las autoridades provinciales hace rato que vienen “conversando” con los bonistas. Incluso ocultando estas negociaciones de trastienda a la población de Neuquén.

Una prueba de ello es que dos semanas antes del comunicado de prensa del 8 de agosto del Ministerio de Economía e Infraestructura, precisamente el día 23 de julio pasado (apenas un día después de la última baja de nota por parte de S&P), se envió un texto en inglés a los acreedores.

En dicho texto se dice sin edulcoramientos, que la provincia está “comprometida a honrar sus compromisos lo mejor posible, la provincia ha tomado una serie de acciones pensadas para contener y reducir, en lo posible, sus gastos, y está desarrollando una serie de medidas a corto y mediano plazo para abordar sus deudas y sus responsabilidades económicas. La provincia ha acudido al Citigroup Goobal Markets Inc. para obtener asistencia financiera”. Acá se habla abiertamente de “contener y reducir gastos”.

Sin embargo en el comunicado de dos semanas después, en castellano, el mismo ministerio habla del “incremento de gastos en salud, las necesidades de los sectores más vulnerables de la población y sostener, en la medida de lo posible, la actividad provincial”. Por eso se requiere “readecuar las erogaciones presupuestadas destinadas a pago de servicios de deuda en moneda extranjera”. ¡Hasta lo presentan como una readecuación a los acreedores para sostener el incremento del gasto social!.

Lo cierto es que los salarios de julio se pagan fuera de término (hasta mediados de agosto), y la segunda cuota del aguinaldo, que debía ser en agosto, no tiene fecha de cobro aún.

Una oferta “sui géneris” a los bonistas

Según el gobierno la provincia no emitirá nuevos bonos para canjearlos, sino que se readecuaría el contrato de la deuda dolarizada. Esto es una particularidad obligada, ya que con peores notas que cuando se emitió la deuda que ahora se busca readecuar, las tasas de interés que deberían ofrecer la provincia si emitiera nuevos bonos, sería superior a la tasa usuraria de los ya emitidos.

El tema es que los lobos de Wall Street deberían aceptar, de “buena voluntad”, un estiramiento de los pagos de capital e intereses. Si así no ocurriera, y es difícil que ocurra si no hay una entrega de recursos mayor, tal como lo ocurrido con la negociación de la deuda nacional, la provincia estaría formalmente en default. Se abre una período de casi tres semanas claves, donde el secretismo y las operaciones de prensa estarán a la orden del día.

Mucho más práctico, constructivo y racional para el pueblo, sería una salida como la propuesta en el Congreso nacional por el FIT y en la Legislatura por la banca del PO en el FIT que ocupa Patricia Jure, de votar el impuesto a las grandes fortunas y a la renta y ganancias capitalistas, desconociendo el pago de las deudas, que por la usura, ya se han pagado sobradamente.

En esta nota

También te puede interesar:

Desde la Multicolor le imprimimos un carácter activo.
Demoraron al acusado de abusar sexualmente a dos niñas.
La lucha por el acceso a la vivienda digna en Neuquén.
La provincia del Chaco cayó en default por incumplir el pago de intereses de su deuda en dólares.
La reunión con el Ministerio de las Culturas provincial concluyó sin respuestas concretas ante la situación asfixiante del sector.